•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Gobierno de Chile llevó el tema de la crisis de Nicaragua al plenario del Grupo de Lima, con el objetivo de que esta situación no quede “eclipsada” por el caso de Venezuela.

Algunos de los ministros de relaciones exteriores de los países que conforman esta organización, se reunieron para discutir “alternativas para cursos de acción y medidas que contribuyan a la recuperación de la democracia en Nicaragua”.

Según una nota de prensa publicada en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, el canciller de esta nación, Roberto Ampuero, invitó a cancilleres sudamericanos a una reunión en la embajada chilena en Perú, “con el objetivo de intercambiar opiniones sobre asuntos de interés común, con relación con la integración de América del Sur y la grave situación imperante en Nicaragua”.

Las acciones que están discutiendo tomar para el caso de Nicaragua son: Revisar los programas de cooperación bilateral y triangular con Nicaragua.

También la posibilidad de que el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que denuncia graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, sea remitido al Consejo de Seguridad de la ONU.

De acuerdo con la nota, el canciller chileno manifestó que la crisis sociopolítica que vive el país no puede quedar “eclipsada” por la situación en Venezuela.

"No queremos que lo que está pasando en Nicaragua quede en un segundo plano respecto a la crisis existente en Venezuela”, aseguró el diplomático.

El diálogo tuvo lugar en el marco de las iniciativas impulsadas por el Grupo Especial de Trabajo establecido en la OEA, cuya vicepresidencia es ejercida por Chile, según la nota de prensa.

El Grupo de Lima emitió una declaración este viernes en la cual declaró ilegítimo al gobierno de Nicolás Maduro de Venezuela. EFE/END

El Gobierno de Chile manifestó que dichas medidas son tomadas debido al “agravamiento de la represión política” en contra de organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación independientes.

“Creemos que es importante potenciar el rol del Grupo de Trabajo sobre Nicaragua en la OEA como mecanismo fundamental para la promoción de la democracia y las libertades fundamentales en dicho país”, precisó el canciller Ampuero, según la nota de prensa.

El Consejo Permanente de la OEA convocó para el viernes 11 de enero a una sesión extraordinaria para analizar la crisis en Nicaragua, con el objetivo de aplicar la Carta Democrática contra este país.

En una carta divulgada el primero de enero, el gobierno de Nicaragua pidió a los cancilleres de Latinoamérica y el Caribe no votar a favor de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. Archivo/ END

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, es quien convocó a la sesión, al considerar que la institucionalidad ha sido trastocada en Nicaragua.

Esa sesión será la octava que celebrará la OEA por la crisis en Nicaragua, que comenzó en abril pasado y deja más de 325 personas muertas de forma violenta, más de 600 manifestantes presos y una economía en decrecimiento.

El gobierno de Nicaragua calificó como “ilegal” e “improcedente” la convocatoria de Luis Almagro, e invitó a los estados miembros a no votar a favor de una inminente propuesta para aplicarle el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana de la OEA.