•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado 30 de diciembre detonó una bomba en la estación de la gasolinera cercana al barrio Fox de Masaya; un vehículo que usualmente era estacionado en ese el lugar quedó parcialmente destruido, lo que causó alarma.

Algunos pobladores afirman que la Policía Nacional levantó una extensa lista de personas que serán detenidas por participar en manifestaciones de protesta que se produjeron desde el 18 de abril del 2018, pero los pobladores temen brindar entrevistas y los que se atreven piden el anonimato para evitar posibles represalias.

Un ciudadano, de aproximadamente 65 años, manifestó que la tensión pareció incrementarse a partir del 30 de diciembre cuando la bomba de origen desconocido explotó en la gasolinera. “El carro quedó casi inservible, y la policía se llevó el vehículo inmediatamente para que no se diera más escándalo”, dijo el anciano, quien aseguró que los agentes llegaron a la casa del propietario a pedir los documentos del vehículo.

Pocos masayas se animan ahora a salir a sentarse en las aceras de sus casas. Óscar Sánchez/END

El carro pertenece a una familia que vende productos en la acera de la gasolinera UNO de Masaya, y personas del vecindario dicen que lo que resta del auto no ha sido entregado a los dueños y tampoco se han dado explicaciones.

Un habitante del barrio Fox dijo a El Nuevo Diario que en Masaya vehículos policiales pasan constantemente por todas las calles de la pequeña ciudad, día y noche. “Nos causa miedo ver pasar a cada rato ese poco de patrullas, prefiero quedarme dentro de la casa y no dejo salir a los niños a la calle”, comenta J.O.M.

Una de las principales calles del barrio Monimbó.

Muchos creen que los agentes policiales andan una lista con nombres de personas que buscan para detenerlas, “dada por los CPC del barrio, ellos son el anzuelo de la Policía”, dijo el ciudadano J.O.M.

Mejor sin las patrullas

Según los habitantes de Masaya, el 2019 lo reciben con mucho temor. “Nos sentimos más seguros cuando no hay presencia de la policía, uno no les puede ni preguntar nada porque hasta nos pueden montar a las patrullas”, dijo una vendedora de frutas del mercado municipal Ernesto Fernández.

Otra persona, quien celebró a la Virgen Concepción de María el pasado 3 de enero, dice: “Recibí amenazas porque la imagen tenía flores de color azul y blanco”. Este poblador dijo que espera algún día tener “un país con plena libertad”.

Los detenidos

Como se sabe, entre el 1 y 3 de enero fueron detenidos en la ciudad un exoficial de la Policía Nacional, una costurera, un ingeniero eléctrico que estaba en el desempleo, un devoto de la imagen religiosa de la Divina Misericordia y un vendedor de fritanga. La Policía Nacional no brindó información de los operativos en que apresaron a esos ciudadanos.

En Masaya, algunos pobladores aseguran que el barrio Monimbó y el Fox es donde más se han producen arrestos de ciudadanos sin justificación.