•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un mes más deberá esperar en prisión Elis Leonidovna Gonn, de 24 años y de nacionalidad rusa, para que se celebre el juicio en el que se decidirá si es o no culpable del delito de lesiones graves en perjuicio del sacerdote Mario Guevara, de 59 años.

Así lo decidió este jueves el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Henry Morales Olivares, quien al final de la audiencia inicial, le ratificó la prisión preventiva y fijó como fecha probable de juicio el próximo 11 de febrero.

El 5 de diciembre pasado, la mujer lanzó ácido sulfúrico sobre el rostro del sacerdote cuando confesaba a otros fieles en la Catedral Inmaculada Concepción de María, en Managua, causándole quemaduras de tercer grado.

En el mismo juicio se resolverá si Elis Leonidovna Gonn es o no responsable penalmente, por lo que hace el ilícito de exposición de personas al peligro en perjuicio de José Roberto Pineda Bravo, quien es el feligrés que auxilió al religioso después de producirse la agresión.

En la audiencia hecha a puerta cerrada y a la que no fue permitido el ingreso de ningún medio de comunicación estuvo presente el cónsul de Rusia en Nicaragua, Ilya S. Nesterov, confirmó una fuente vinculada al proceso judicial.

Pruebas de cargo

En el intercambio de información y prueba presentado por la Fiscalía, están ofrecidos como prueba los testimonios del presbítero Mario Guevara y José Roberto Pineda, quienes figuran como testigos- víctimas.

Además, figuran como testigos las religiosas y los otros sacerdotes que estaban en la catedral de Managua la tarde del 5 de diciembre del 2018 y que retuvieron a Elis Leonidovna Gonn, a quien antes de entregarla a la Policía, un sacerdote le practicó un exorcismo.

Igualmente están ofreciendo el testimonio del médico forense que examinó al religioso y constató la gravedad de las quemaduras causadas por el potente químico y el peritaje del Instituto de Ciencias Forenses de la Policía, donde se detallan los daños que puede causar el ácido sulfúrico, cuyas quemaduras pueden llevar a la muerte.

El sacerdote Mario Guevara ha sido sometido a varias cirugías en los puntos donde más afectaciones provocó el ácido sulfúrico.

Se conoce que el padre Mario Guevara aún continúa en las sala de recuperación del hospital Vivian Pellas, lugar donde ha sido atendido desde que se dio el incidente, “ya está bastante mejor, dicen que ya se le están cicatrizando las heridas con la ayuda de las cirugías”, relató uno de los guardas de la catedral, quien prefirió omitir su nombre.

La salud del cura se vio más afectada por los problemas de hipertensión y diabetes que ya presentaba antes que la rusa lo atacara con el ácido.

El día que la mujer de 24 años  atentó contra  el sacerdote, anduvo rondando la catedral desde la mañana. A las 2:00 p.m. compró el ácido en Químicos Cortez  y  después de rociar al cura, al intentar huir, se le cayó un bolso en el cual andaba billetes de C$500 y dólares.