•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vino de consagrar utilizado por los sacerdotes durante la celebración de la eucaristía sigue escaso desde hace dos meses en las parroquias del departamento de Rivas, debido a nuevas disposiciones aduaneras que ha paralizado el ingreso de algunos productos a nuestro país, según revelaron sacerdotes consultados por El Nuevo Diario.

El padre Marcial Guzmán, vicario pastoral de este departamento y párroco del Santuario Nacional de Rivas, confirmó que el vino especial de misa comenzó a escasear en las iglesias rivenses en noviembre y que el desabasto afecta también a otras iglesias del país.

Sin embargo, monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dijo que es cierto que el vino pasó varios meses retenido en la Dirección General de Aduanas (DGA), pero que en esta semana comenzó a llegar a varias parroquias en mayor cantidad.

“Aquí en Matagalpa ya tenemos”, subrayó monseñor Álvarez.

El padre Rodolfo López, vicario de la Catedral de Managua, informó que días atrás recibieron un correo electrónico por parte de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y Cáritas, en el que señalaban que ya había suficiente vino.

“Se sabe que pasamos varios meses con pocas cantidades de vino de consagrar, pero gracias a Dios ya hay”, recalcó el presbítero.

Importado de España

El vino “Lagrima Cristi” es utilizado durante el momento de consagración, dentro del rito de la celebración de la eucaristía. Las cantidades de vino en mayor parte son traídas de España.

El padre Guzmán explicó que el vino de consagrar que utilizan en misa es una bebida especial de uva, que no atraviesa  proceso de fermentación y que también se puede importar de México y Chile. 

Añadió que en Rivas existen 18 parroquias en las que se congregan más de 15,000 feligreses y entre estas destacan el Santuario Nacional de Popoyuapa y la iglesia San Pedro.