•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El representante de Estados Unidos ante la Organización de Estados americanos (OEA), Carlos Trujillo, al igual que varios países miembros del Grupo de Trabajo para Nicaragua solicitó al Consejo Permanente de esta organización aplicar la Carta democrática al gobierno nicaragüense. 

El Nuevo Diario comparte de manera íntegra la intervención de Trujillo en la OEA 

Lea: Consejo Permanente de la OEA analiza crisis de Nicaragua

Apoyamos este llamado de acción de conformidad con el espíritu y termino de la Carta Democrática, el impedimento y las amenazas continuas del Gobierno de Ortega constituyen una infracción a los derechos humanos y responsabilidades de todos los ciudadanos de participar en las decisiones relativas a su propio desarrollo, como está articulado en la Carta Democrática Interamericana, es innegable que muchas acciones emprendidas por el Gobierno han socavado el fundamento de la democracia en Nicaragua y por lo tanto constituye violaciones de la Carta Democrática. 

Algunas de las acciones que constituyen son las siguientes: manipulaciones del Consejo Electoral Supremo, también el intento por el Gobierno de debilitar a los partidos de oposición, la negativa de invitar a observadores imparciales y a miembros de la sociedad civil para aumentar las presiones políticas, para evitar críticas en contra del Gobierno y la incitación a violencia organizada en contra de miembros de la oposición y sociedad civil. 

También: Luis Almagro expone razones para aplicar el artículo 20 a Nicaragua

También como se ha formulado en la declaración de la Comisión de Derechos Humanos y el uso de ramas judiciales para cubrir a sus aliados en vez de procesar a responsables por miles de matanzas, estas acciones combinadas con las expulsiones de la comisiones de Mecanismos de Monitoreo (Meseni) y el Grupo Internacional Independiente (GIEI) dan evidencia del irrespeto por las prácticas democráticas y los derechos humanos por parte de Nicaragua. 

De hecho el informe de la Haya de diciembre documenta abusos claramente ordenados por el régimen durante los meses de abril y mayo de 2018. Solo anoche el Magistrado Supremo (Rafael Solís, Magistrado de la Corte Suprema de Justicia) renunció diciendo que se ha creado un Estado de terror que carece de Estado de derecho y respeto por la constitución y argumentó que el orden constitucional se ha alterado. 

Señor Secretario General este Consejo tiene una obligación de tomar acción con respecto a su compromiso de respetar el orden democrático y estados Unidos, también junto con sus socios internacionales, insta al Gobierno de Ortega que respete los procesos que van en conformidad con la Carta Democrática. Incitamos al Gobierno de Nicaragua que por favor escuche las suplicas del pueblo nicaragüense que llevara en alto la reforma.

De interés: Denis Mocada: sesión del Consejo Permanente de la OEA es “ilegal”

Nosotros apoyamos elecciones libres y justas con base a la alianza como parte del proceso. Pedimos al Gobierno que responda a esta solicitud de sustituirse, necesita esto antes que nada. Estados Unidos va a seguir responsabilizando al Gobierno de Ortega por esa represión. En noviembre 22 Ortega también hizo otra orden que socava el orden constitucional y abusos de derechos humanos. Hasta el momento Estados Unidos ha revocado las visas de personas vinculadas con terrorismo y violación de derechos humanos y destrucción de normas democráticas. En ciertas circunstancias, familiares de esas personas  están sujetos a estas restricciones, no vamos a permitir que disfruten de entrada a nuestro país o a otros. 

No podemos continuar con estas violaciones al orden democrático y los oficiales responsables de las violaciones de derechos humanos y la represión de la sociedad deben ser responsabilizados, ponen en peligro a la democracia. Deben renunciar a su cargo. Señor Presidente, los organismos han expresado voces de preocupación sobre la situación de Nicaragua, la OEA y nuestra organización que defiende la democracia debe unirse a denunciar las acciones del Gobierno de Nicaragua.