•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Conmoción, asombro e incredulidad era lo que este viernes había entre los empleados del Poder Judicial al conocerse la carta de renuncia del ahora exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís Cerda.

La renuncia del magistrado Rafael Solís, quien por décadas fue el operador político del presidente Daniel Ortega en el Poder Judicial, era el tema obligado de conversación este viernes en los tribunales de Managua, donde la jornada laboral transcurrió en una ambiente marcado por la tristeza y el asombro entre el personal.

Mientras, los abogados que defienden a los 550 reos que ha dejado la crisis sociopolítica que inició el 18 de abril del 2018 corroboraron lo expresado por el exmagistrado Solís en relación con los juicios que se tramitan en los tribunales contra los manifestante opositores.

En su carta de renuncia, Solís sostuvo que en el Poder Judicial se han hecho acusaciones inexistentes en contra de protestantes..

AMBIENTE DE DUELO

“¿Verdad que no es cierto eso de la renuncia del magistrado Rafael Solís?”, preguntó un juez a reporteros judiciales en uno de los pasillos del Complejo Central Managua.

Otra judicial de la circunscripción de Managua, hasta la mañana del viernes tampoco daba crédito a la autenticidad de la carta renuncia del doctor Rafael Solís y seguía sosteniendo que la noticia sobre su dimisión era “falsa”..

“No es cierto que el doctor el Rafael Solís haya renunciado, eso es falso, eso es mentira”, expresó la jueza, quien después de concluida la conversación solicitó que no se hiciera público su nombre.

También hubo abogados de reconocida trayectoria sandinista que tampoco creían que fuera cierta la renuncia del magistrado Solís y con asombro uno de ellos dijo: “No puede ser, si el doctor Solís (Rafael) es el pulmón del hombre”, en alusión al presidente Daniel Ortega, de quien el ahora exmagistrado de la CSJ ha sido uno de sus más cercanos colaboradores.

En los despachos judiciales se vivió un día de mucha tensión entre el personal, confió un secretario judicial que en todo momento exigió no fuese revelado su nombre

“En los despachos hay un ambiente muy tenso, nadie quiere hablar nada del tema”, agregó.

¿QUÉ DIJERON LOS ABOGADOS?

En la misiva, el exmagistrado Rafael Solís señala que los más de 250 juicios que se tramitan contra los manifestantes opositores están fundados en “acusaciones absurdas por delitos que nunca cometieron”.

Maynor Curtis, abogado defensor del médico granadino Róger Alfredo Martínez, señaló que lo expresado por el ahora exmagistrado de la CSJ en relación con los juicios contra los manifestantes presos se ajusta a lo que ha sucedido en los juicios que se realizan a puerta cerrada.

“Al médico Róger Alfredo Martínez cuando lo detuvieron lo único que le encontraron fueron unas chibolas, una tiradora y unos proyectiles cuyo calibre no se corresponden con el que se asegura en la acusación; pero lo condenaron por uso de armas restringidas, es decir como si le hubiera encontrado armas de guerra”, explicó el abogado Curtis.

Rafael Solís, exmagistrado de la CSJ. Archivo/END

La abogada Leyla Prado, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), relató que ella defiende a un manifestante originario de Masaya, a quien la Fiscalía acusa de haber matado a un simpatizante sandinista, pero quien tiene en su cuerpo los charneles de la bomba es su representado.

OTROS CASOS

Desde que iniciaron los juicios contra quienes participaron en las protestas gubernamentales, se han dado casos inverosímiles como el del manifestante opositor Tobías Gadea, a quien la jueza Alia Dominga Ampié declaró culpable de los delitos de exposición de personas al peligro.

En ese juicio, un perito policial -quien declaró como testigo- aseguró haber encontrado residuos de pólvora en los cinco dedos de cada mano del reo, cuando al imputado le faltan tres dedos de la mano derecha.

PSICÓLOGO CONDENADO

El juez suplente Tercero Distrito Penal de Juicio de la capital, Carlos Alberto Cano, sentenció a cuatro años de prisión al médico granadino Róger Alfredo Lacayo, quien participó de las protestas antigubernamentales en esa ciudad.

En el contexto de los juicios contra quienes participaron en las protestas antigubernamentales, el 19 de noviembre del 2018 la Fiscalía acusó al campesino José Andrés Minas Urbina por los delitos de secuestro simple y uso de armas restringidas.

En la acusación el Ministerio Público afirmó que José André Minas publicaba mensajes de odio en las redes sociales contra policías y manifestantes sandinistas desde un teléfono celular, pero de manera paradójica se comprobó que el reo es analfabeta.

LA CARTA DE SOLÍS

En su carta de renuncia, Solís negó que fuese un traidor al FSLN o un cobarde, y más bien dijo que el gobierno de Nicaragua ha perdido la razón y el derecho durante la crisis.

Añadió que se entregaron armas de guerra a jóvenes y a excombatientes para acompañar a la Policía Nacional en actos de represión.

Solís, de acuerdo con información del diario La Nación, de Costa Rica, viajó a ese país el 7 de enero, un día antes de firmar y enviar su carta de renuncia al gobierno de Nicaragua y a la Asamblea Nacional.