•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El veneno para matar ratones, la pastilla para curar frijoles o los químicos para el combate de plagas, son productos que se comercializan libremente en Nicaragua, pero son muy peligrosos. Estos químicos han sido ingeridos por algunos de manera voluntaria, pero también han acabado con la vida de niños, por haberlos dejado al alcance de ellos por descuido.

El pasado primero de enero del 2019, muchos nicaragüenses se consternaron al conocer sobre el fallecimiento de dos hermanitos entre las edades de cuatro  y dos años, quienes presuntamente habrían fallecido a causa del consumo de veneno para ratones en el barrio Reparto Shick.

Los niños fueron trasladados de inmediato a un hospital de Managua luego de presentar síntomas de envenenamiento.

Según declaraciones de testigos, las últimas palabras de la niña, de apenas cuatro años, fueron: “comí tierra, mamá”.

Todavía no se conoce con exactitud qué tipo de sustancia fue la que les quitó la vida a los dos menores de edad.

Se cree que donde jugaban los menores habían colocado lo que se conoce como “cajetas mata ratones” y que los pequeños las habrían consumido creyendo que era golosina.

Luego del fallecimiento de la niña, se recibió la lamentable noticia de que el menor de dos años también había fallecido.

Además de la llamada “cajeta mata ratones”, hay otro producto muy peligroso: el fosfuro de aluminio, el que se conoce como “pastilla para curar frijoles”, un producto altamente tóxico que es usado como plaguicida.

A pesar de que las autoridades  sanitarias de Nicaragua prohibieron en el año 2004  la comercialización y distribución sin control de la “pastilla cura frijol”, las muertes por ingerir este producto han continuado.

En los mercados capitalinos es común encontrar sustancias químicas tóxicas que son vendidas a personas de cualquier edad, sin ninguna restricción. Bismarck Picado/ END

En el 2017, la cantidad de personas que murieron envenenadas con sustancias tóxicas sumó 139, mientras en 2016 la cantidad fue de 71, es decir que entre un año y otro hubo un aumento de 95.77% de los casos, de acuerdo con el Boletín Epidemiológico número 15 del Ministerio de Salud (Minsa). 

LA PASTILLA CURA FRIJOL

Un 20 de febrero de 2018 una familia vivió sus peores momentos en horas de la madrugada, cuando José Bucardo (Q.E.P.D) decidió quitarse  la vida ingiriendo una pastilla “cura frijol”.

La familia nunca se enteró cómo llegó la pastilla a manos del ahora fallecido, sin embargo Bucardo hacía comentarios expresando que ya no quería seguir viviendo, pues se sentía “inservible” para la familia..

La pastilla habría destrozado todo el sistema estomacal del anciano que en ese momento tenía 70 años. Fue llevado a un hospital capitalino a las 3:00 de la madrugada y luego de dos horas de lavados estomacales e intentos por parte de los médicos para salvarle la vida, la familia fue notificada del fallecimiento.

El toxicólogo Hugo España no descarta que la venta no autorizada de sustancias como la pastilla cura frijol esté influyendo en el aumento de envenenamiento, además de la falta de conocimientos sobre el uso de plaguicidas y productos tóxicos.

Por su parte, el médico internista Neri Olivas aseguró que al momento que una persona se envenena con químicos, lo recomendable es darle carbón activado, una sustancia que absorbe tóxicos en el cuerpo y señaló que el paciente que ha tenido contacto con veneno, debe bañarse rápido.

Un toxicólogo consultado señala que la venta no autorizada de sustancias como la pastilla cura frijol podría estar influyendo en el aumento de envenenamientos. Bismarck Picado/ END

“Si alguien lo consume no debe inducirle el vómito, debe dársele una dosis de sulfato de atropina, elementos que neutralizan los tóxico”, concluyó Olivas.

COMERCIO DE VENENO

Adquirir estos químicos peligrosos es fácil. En el populoso Mercado Oriental, por ejemplo, se comercializan una  gran variedad.

Los de mayor demanda. según comerciantes consultados,  son la pastilla de fosfuro de aluminio  (cura frijoles), Gramoxone y Cipermetrina. También tiene demanda una cajeta color rosa y tóxica, que es para eliminar ratones, la que se presume ingirieron los dos hermanitos en el Reparto Shick. El único impedimento para obtener estos productos es la falta de dinero.

Pero de todos los productos, el más solicitado es la pastilla cura frijoles.

“Esto se vende todo el tiempo, no es por temporada como otros productos. El ratón y el zancudo siempre están en las casas. En siete años vendiendo, lo que he notado es que la gente prefiere la pastilla para curar frijoles porque es rápida, barata y efectiva”, explicó Carlos López, comerciante del Oriental.

EN 2014 LA HABÍAN PROHIBIDO

En Marzo del 2014, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) prohibieron la comercialización y distribución sin control de la tableta de fosfuro. La medida surgió, según explicó en ese momento Ulises Narváez, presidente de la Comisión Nacional de Registro y Control de Sustancias Tóxicas del Minsa, para evitar que personas con depresión la tomaran.

Eso fue en 2014, pero en la actualidad se vende a granel a 20 córdobas por unidad.

Este veneno para ratas se parece mucho al color de una cajeta de coco muy popular entre la población nicaragüense, por lo tanto se recomienda evitar que los niños lo tengan a su alcance. Bismark Picado/ END

“Nosotros la compramos en un envase grande que trae 120 tubos. En cada tubo vienen 30 tabletas, nosotros la vendemos a 20 córdobas la tableta. En un día se vende fácilmente un tubo”, precisó López.

El comerciante dice que para entrar al negocio no necesitó recibir capacitación del Minsa ni de ningún otro ministerio. Solo buscó el tramo, el dinero para hacer la inversión y el permiso de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema).

Antonio Guzmán también se dedica al mismo negocio y al igual que López, no recibió capacitación alguna. No obstante, aseguró que personal del Minsa con cierta frecuencia inspecciona los tramos para cerciorarse que los productos están debidamente resguardados.

En esas inspecciones, él y otros comerciantes consultan sus dudas sobre el manejo de ciertos productos.

“Nos han dicho que está prohibido venderle a niños, personas en estado de ebriedad  y con discapacidad.  Cuando viene la gente le decimos que al manipular los venenos usen guantes, mascarilla y anteojos”, explicó Guzmán.

Recapturan a reo que se fugó de celdas policiales de Rivas tras confesar crimen

Reiteró que la principal recomendación es que no estén al alcance de los niños.