• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El magistrado judicial Virgilio Gurdián Castellón seguirá en su cargo hasta concluir su periodo el próximo mes de marzo y no repetirá los pasos de su colega sandinista, Rafael Solís Cerda, quien renunció a su puesto el pasado 8 de enero.

“Yo voy a cumplir mi período de cinco años y en eso estoy ahorita. Yo estoy limpio, yo no he hecho nada malo”, dijo vía telefónica el magistrado liberal Virgilio Gurdián, al ser consultado por El Nuevo Diario.

Gurdián Castellón, quien es miembro del Consejo de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), expresó que la renuncia de su ahora excolega en la magistratura, Rafael Solís, “es una decisión muy personal”.

Por su parte, el magistrado José Adán Guerra, quien permanece fuera del país desde el pasado mes de diciembre, aunque respondió el llamado telefónico, ni siquiera permitió que se le preguntara si va a seguir ejerciendo la magistratura o si va a renunciar.

“Buenas días doctor José Adán Guerra, le llamamos de El Nuevo Diario”, y cuando nos disponíamos a preguntarle si renunciaría a su cargo a como hizo el exmagistrado Rafael Solís, de manera presurosa expresó: “estoy fuera del país” y acto seguido cortó la comunicación.

Una fuente del Poder Judicial confirmó que el magistrado José Adán Guerra permanece en Estados Unidos desde el pasado mes de diciembre, sometiéndose a una serie de exámenes médicos.

Gurdián y Guerra fueron electos magistrados por la Asamblea Nacional el 10 de abril del 2014 a propuesta de la bancada parlamentaria que se llamó BAPLI.

Mientras tanto, el magistrado Manuel Martínez, considerado en los pasillos judiciales como el más cercano al ahora exmagistrado Rafael Solís, no respondió ninguno de sus teléfonos celulares.

Martínez, quien está por cumplir un tercer período (de cinco años) consecutivo como magistrados de la CSJ, ha sido reelecto dos veces por la Asamblea Nacional a propuesta del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

TRES VACANTES

La Corte Suprema de Justicia (CSJ), integrada por 16 magistrados, con la renuncia de Rafael Solís Cerda tiene tres vacantes.

Las otras dos vacantes se produjeron con la dimisión del magistrado Carlos Aguerri Hurtado, que se hizo efectiva hace dos meses, y el deceso de Antonio Alemán Lacayo, el 27 de agosto de 2017.

A 12 de los 13 magistrados que actualmente conforman el supremo tribunal se les vencerá su período de cinco años, para el cual fueron electos por la Asamblea Nacional, el próximo 9 de abril.

La única magistrada que se mantendrá en el cargo es Ileana Pérez López, quien fue electa por la Asamblea Nacional el 24 noviembre del 2014, en sustitución de Ligia Molina Argüello, quien falleció en el ejercicio de su cargo en ese mismo mes y año.

A pesar de las tres vacantes, la CSJ puede seguir funcionando normalmente, porque su ley orgánica establece que para que haya quórum en corte plena, se requiere de la asistencia mínima de 12 de los 16 magistrados que la integran. Además, las tres vacantes podrían ser suplidas por cualquiera de los ocho conjueces electos por la Asamblea Nacional.