•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El político opositor nicaragüense Chéster Membreño, quien se manifestó contra el Gobierno, fue condenado a 30 años de prisión por el delito de terrorismo, justo el mismo día en que su madre, Cela Palacios, era sepultada en Masaya.

La jueza segunda de distrito penal de juicio de Managua, Adela Cardoza, condenó a Membreño a 20 años por terrorismo, siete años por robo agravado, dos años por entorpecimiento al servicio público, y uno por lesiones psicológicas graves, para totalizar 30 años.

Membreño, abogado de profesión, fue declarado culpable de esos delitos el pasado 13 de diciembre, y la pena fue leída el viernes a puertas cerradas.

Ese mismo día fue sepultada su madre, la profesora jubilada Cela Palacios, de 68 años, que falleció de una aneurisma y pedía públicamente la libertad de su hijo desde hace seis meses.

Membreño es uno de entre 340 a 674 detenidos que son calificados por organismos humanitarios como "presos políticos" y que han sido capturados por participar desde abril pasado en protestas contra el gobierno de Nicaragua.

Membreño, miembro del opositor partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), fue acusado por el Ministerio Público de terrorismo y de dirigir marchas y protestas en la ciudad de Masaya, 28 kilómetros al sur de Managua.

A Chéster Membreño lo condenaron el mismo día que sepultaron a su madre. Archivo/END

La noche del mismo viernes, se filtró un video de Membreño, quien desde la cárcel explicó que esa misma noche supo que su madre había muerto y ya estaba sepultada. El protestante explicó que el día del entierro el Sistema Penitenciario y el Judicial lo mantuvieron en audicencias y supo de lo ourrido con su mamá hasta que pudo ver las noticias en un canal de televisión.

En el video, Membreño pregunta si alguien puede decirle cuáles fueron las últimas palabras de su madre, y también pide que cuiden a su padre, hermano y sobrinos.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 674 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la CIDH, asegura que existen pruebas para argumentar que el Gobierno de Nicaragua ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.

El gobierno nicaragüense no acepta haber cometido crímenes de lesa humanidad y denuncia ser víctima de intento de "golpe de Estado" que, asegura, ya ha sido aplacado.