•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuando el Papa Francisco anunció en Cracovia hace más de un año que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 2019 tendría su sede en Panamá, el ánimo de un grupo de 20 jóvenes nicaragüenses que se congregan en la parroquia Santísimo Redentor, los llevó a realizar una serie de actividades para recaudar fondos que les permitiera cubrir los costos del viaje para poder ver de cerca al sumo pontífice.

El pasado sábado 5 de enero el cardenal Leopoldo Brenes participó  en el acto de partida donde hizo el envío de los jóvenes nicaragüenses que viajarán a Panamá para participar junto al Papa Francisco, del 22 al 28 de enero, en la JMJ.

En el acto de envío estaban esos jóvenes de la parroquia Santísimo Redentor, quienes desde enero del año 2018, se habían propuesto como meta poder participar del magno evento católico.

“Como joven nicaragüense, participar en la JMJ Panamá será un privilegio y una experiencia inolvidable”, dijo Kevin Dávila de 22 años de edad, a quien desde el primer día en que se anunció la sede del evento, obtuvo el apoyo incondicional de su mamá, quien trabaja como docente.

Esta es la primera vez que los jóvenes de esta parroquia capitalina participarán en una jornada de tal magnitud. Las JMJ realizadas anteriormente en Cracovia y Brasil se convirtieron en inalcanzables porque los costos de viaje eran muy altos.

“Espero que este espacio donde miles de jóvenes con diferentes culturas, costumbres e ideas pero sobre todo con el mismo amor y la alegría de vivir con y para Cristo, nos sirva de reflexión para saber el verdadero valor del joven en la iglesia, en la familia y en la sociedad”, expresó Dávila.

Muy activos en recaudación de fondos

Han sido grandes los esfuerzos de estos jóvenes que día a día se proponían actividades que les ayudaran a generar los fondos necesarios para la participación de los más de 20 que iniciaron.

Realizaron ventas de comidas después de las eucaristías de jueves y domingos en la parroquia; organizaron bazares donde vendían artículos que en su mayoría eran donados por los feligreses y amigos de los jóvenes, cenas con temáticas especiales y obras teatrales que mostraban la pasión de Cristo. Esta última fue un éxito dentro de la comunidad parroquial.

De los más de 20  que iniciaron, solamente 15 lograrán viajar el próximo 19 de enero, sin embargo también han recibido el apoyo de esos jóvenes que por alguna razón se quedaron en el camino.

Muchos feligreses mostraron el interés en apoyar a los jóvenes, unos donaban dinero en efectivo y otros daban artículos para que fueran vendidos a buen precio, colocaron alcancías donde las diferentes comunidades aportaban significativamente.

Según los jóvenes, ellos daban una cuota mensual, de acuerdo a la capacidad de cada uno para aminorar los costos del viaje. Estiman que viajando vía terrestre y pagando la inscripción del evento, el costo oscilaba entre los 500 dólares por persona.

 Jóvenes que asistirán a la jornada mundial de la juventud.

Para Gabriel Dávila el camino recorrido junto al grupo ha sido para reflexionar que las metas en conjunto se pueden realizar y que la próxima experiencia en Panamá será lo más gratificante.

“Más que un viaje a un país, será un encuentro directo con Jesús, mientras ese sea nuestro objetivo”, recalcó el joven quien además enfatizó en que el viaje abrirá el camino de muchos jóvenes que hoy buscan una dirección pastoral.