•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Dirección General de Aduanas (DGA) retuvo hace una semana un cargamento de papel periódico importado por El Nuevo Diario, y desde el 6 de septiembre de 2018 tiene retenida en la Aduana tinta y otras materias primas necesarias para la impresión de este periódico.

Arnulfo Somarriba, gerente general de ND Medios, el grupo que publica los periódicos El Nuevo Diario, Q’Hubo y Metro, informó que las retenciones de importaciones ejecutadas por la DGA han afectado la circulación de las versiones impresas de estos medios de comunicación.

El periódico Q’Hubo dejó de circular en diciembre pasado, por esa causa; El Nuevo Diario optó por circular solo cinco días por semana, en vez de siete; y Metro redujo su cantidad de páginas. Estas medidas han sido tomadas para ahorrar papel y otras materias primas.

La retención de materia prima en la Aduana está poniendo en riesgo la edición impresa de El Nuevo Diario.

“Hemos sometido tres cartas y tenemos el recibido de la DGA, hemos seguido insistiendo que nos den una respuesta de por qué no podemos retirar nuestra materia prima que está debidamente nacionalizada y por la que ya pagamos nuestros impuestos”, explicó Somarriba.

Douglas Carcache, subdirector de este grupo de medios nicaragüenses, afirmó que la retención de las materias primas es una violación a la libertad de prensa y al derecho de los ciudadanos a recibir información, lo que la Constitución de la República garantiza con claridad.

 Encapuchados intimidan en El Nuevo Diario

“Esta situación prácticamente nos está obligando a cerrar las versiones impresas de los periódicos y dejar solo las digitales, pero en el ámbito digital miles de ciudadanos quedan sin acceso a la información por la baja conectividad a Internet que hay en el país”, explicó Carcache.

Viola código aduanero

El gerente de ND Medios explicó que la retención de papel y tinta viola las disposiciones de la legislación aduanera vigente en el Reglamento del Código Aduanero Uniforme Centroamericano (Recauca IV).

 Kevin Sullivan, embajador de Estados Unidos, visita El Nuevo Diario

“Se está incumpliendo con la normativa de importación, no es el proceso como tal de nacionalización, el problema es que ya estando listo para retirar se ha pasado de 72 horas a más de tres meses”, enfatizó Somarriba.

La norma es que una vez que la mercadería es recibida por la DGA, hay un margen de dos semanas para que pueda ser nacionalizada. Aduanas revisa la factura y calcula los impuestos, de acuerdo a los códigos que tiene cada producto, y se elabora un acta donde se tasan los impuestos.

 

La retención de materia prima en la Aduana está poniendo en riesgo la edición impresa de El Nuevo Diario.Según Somarriba, una vez que se pagan los impuestos correspondientes, la DGA tiene como máximo 72 horas para que la empresa reciba los productos importados.

La Circular Técnica Aduanera 031/2013, firmada por el director de Aduanas, deja establecido los plazos máximos para que la DGA realice el proceso de despacho de las mercancías, posterior a la declaración en el sistema de análisis de riesgo para las mercancías sin verificación, las cuales “serán dos horas como plazo máximo”.

Asimismo, el numeral 2, párrafo segundo de la misma circular técnica 031/2018, establece que “los resultados de selectividad no podrán ser modificados por ningún funcionario aduanero, excepto en los casos debidamente justificados y correctamente notificados”.

 Embajador de la UE con El Nuevo Diario

Adicionalmente, el inciso 6 del artículo 39 de la Ley 265 (“Ley que establece el autodespacho para la importación, exportación y otros regímenes”) dice que en caso que el computador no ordene el reconocimiento, avisará al agente aduanero, al almacén correspondiente y a los encargados de la puerta del recinto fiscal que la mercancía puede salir.

El artículo 350, que se refiere a la Autorización de Levante, taxativamente dice que “el servicio aduanero autorizará el levante de las mercancías cuando presentada la declaración de mercancía, no corresponda efectuar la verificación inmediata”.

Por otro lado, el inciso F del artículo 5 del Recauca IV, refiere que al servicio de aduanas le corresponde “cumplir y hacer cumplir las normas contenidas en el código, este Reglamento y demás disposiciones aduaneras”.

Sin embargo, “no hay ninguna explicación (sobre la retención de material) y eso es lo que a nosotros nos preocupa, no tener claridad, porque además de haber un incumplimiento con las políticas definidas, no tenemos una respuesta”, puntualizó Somarriba.

Como en Venezuela

La situación que enfrenta ND Medios se asemeja a la ya vivida por el periódico El Nacional, de Caracas, que dejó de circular por la falta de papel periódico y tinta.

“La manera de cerrar los periódicos era impedir que los periódicos compraran papel y ahí si no hay manera, esa fue la fórmula que ellos utilizaron y hallaron para silenciar a los medios impresos”, dijo en una entrevista con El Nuevo Diario, el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero.

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), opinó que la situación que enfrentan los medios impresos atenta contra la libertad de prensa en el país.

“Esto genera mayores costos, porque esperás que tu mercadería salga en tiempo y forma, ya no digamos el tiempo de almacenaje, y si te están tocando la tinta para un periódico cuando ya cumpliste todos tus requisitos, estás recibiendo afectación por la libertad de expresión”, afirmó Maltez.