•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un grupo de 25 nicaragüenses fue detenido en Paso Canoas, frontera con Costa Rica, por intentar entrar ilegalmente a Panamá, que ha reforzado sus controles migratorios a escasos días de celebrarse en el país la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El comisionado del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá, Armando González, dijo este martes a los periodistas que la detención de los nicaragüenses es una muestra de la "efectividad" de los retenes y puestos fijos de control policial habilitados en Paso Canoas para evitar el ingreso al país de indocumentados.

Además de los puestos de control permanentes también hay retenes móviles, e igualmente rondas a píe que realizan los agentes del Senafront, "todo en menos de cinco kilómetros, que es lo que comprende la zona comercial" en Paso Canoas, detalló González.

El jefe policial aseguró que en esta zona fronteriza existen más de 200 pasos ilegales pero, destacó, "nosotros contamos con una barrera natural que es el Río Chiriquí Viejo, lo cual nos da una ventaja para ubicar aquellos puntos que pueden ser utilizados para vulnerar este paso".

El Río Chiriquí Viejo esta ubicado cerca de la frontera con Costa Rica, con una longitud de 161,1 kilómetros y una cuenca de 1.376 kilómetros cuadrados. De acuerdo con el Servicio Nacional de Migración (SNM), hasta el lunes se había reportado el ingreso de 12.000 jóvenes peregrinos, que comenzaron a arribar desde el jueves pasado.

El arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, dijo el lunes que la gran mayoría de los peregrinos que ya han llegado proceden de más de 40 países y que muchos se han ido al interior panameño. Al aeropuerto internacional de Tocumen, atestado de jóvenes desde el pasado fin de semana, se suma el arribo de centenares en vuelos especiales que aterrizan en el aeropuerto internacional Panamá Pacífico. También han llegado jóvenes europeos en veleros a los puertos del Atlántico panameño y por los tres puestos fronterizos con Costa Rica ingresan en autobuses.

El Gobierno de Costa Rica informó el lunes una extensión del horario de atención en el Servicio Nacional de Aduanas para facilitar el tránsito de los 45.000 peregrinos, de ellos 26.000 centroamericanos, que calcula transitarán por ese país para llegar a Panamá a la JMJ.

Nicas son detenidos en frontera de Panamá / Imagen referencial / Archivo

La JMJ tendrá lugar del 22 al 27 de enero próximo en la capital panameña con la presencia del papa Francisco, que llegará el próximo día 23 al país para encontrarse con miles de jóvenes de 155 países, según los cálculos de los organizadores del evento.

Francisco ofrecerá misas campales, visitará centros de reclusión y hogares de acogida, entre otras actividades oficiales, en las que hará un llamamiento para que se dé oportunidades a todos los jóvenes de Centroamérica, ha dicho el arzobispo Ulloa.