• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Este año los incendios forestales y agrícolas podrían estar muy activos, debido a que se espera condiciones muy secas y con fuertes vientos durante todo el período seco, afirmó Agustín Moreira, meteorólogo del Centro Humboldt.

Esa misma apreciación tiene Olmo Noguera, teniente del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, quien asegura que la mejor manera de detener los incendios es prevenirlos.

El meteorólogo Moreira indicó que la pérdida de la humedad por la escasez de lluvia en los último meses de 2018 puede crear las condiciones para los incendios y que los fuertes vientos arrastran partículas encendidas.

“La materia orgánica que está con poca humedad puede ser un área de alta combustión y lo necesario es evitar las quemas”, recomendó.

Noguera aseguró que la temporada puede estar muy activa, debido a la poca humedad del ambiente, y prueba de eso es que en los primeros 14 días de enero han atendido cinco incendios de maleza en Managua.

Plan nacional contra incendios

El meteorólogo agregó que el Benemérito Cuerpo de Bomberos forma parte de un plan nacional contra incendios en el que están involucradas varias instituciones estatales.

Para ese plan conformaron una Mesa Nacional de Incendios Forestales, constituida por el Instituto Nacional Forestal (Inafor), Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y las alcaldías.

Reveló que la mayor preocupación de esta mesa es que los dueños de fincas hagan quemas agrícolas, que en varios casos terminan en incendios forestales que ponen en riesgo comunidades.

“Para ello estamos comenzado a emitir comunicados radiales y televisivos para hacer conciencia a esta problemática”, expresó.

Noguera afirmó que en Managua atendieron, al menos, 102 incendios forestales y de maleza en 2018. La mayoría ocurrieron en la temporada seca, previó al inicio de las lluvias.

Una brigada forestal de 22 personas está lista para atender cualquier emergencia, indicó Noguera.

La brigada fue conformada en 2018 y este año pretenden formar a más personas en cursos contra incendios forestales.

En Managua, las zonas de riesgo de incendios son Villa el Carmen, Tipitapa y San Rafael del Sur, donde hay mucha vegetación y vientos.

Indicó que a pesar de las condiciones atmosféricas, lo mejor será controlar las quemas agrícolas.

Las consecuencias al medioambiente por los incendios son graves, debido al deterioro de los suelos.

“Las lombrices y microrganismo con las altas temperaturas fallecen y provocamos un retraso en el abono natural”, explicó.

También se pierde fauna, aves, reptiles, insectos y hábitats de mamíferos.