• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El juez Sexto de Distrito de lo Penal giró oficio para que los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda reciban visita de sus familiares, confirmó la tarde de este jueves la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El doctor Julio Montenegro, abogado defensor de Pineda Ubau y Mora, dijo en conferencia de prensa que espera que la orden sea cumplida por las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), mejor conocido como El Chipote.

La misiva judicial ya fue notificada a los familiares de ambos periodistas, que no reciben visitas desde el viernes 21 de diciembre, cuando fueron detenidos por la Policía Nacional durante el allanamiento a las instalaciones de 100% Noticias.

La familia de ambos periodistas habían denunciado la semana pasada que se encontraban totalmente incomunicados, que no se les brindaba información sobre su estado de salud y que solo les permitían llevarles los alimentos, pero nadie les garantizaba que se los entregaran.

El Ministerio Público acusó 22 de diciembre a Miguel Mora Barberena en el Juzgado Sexto de Distrito Penal de Audiencia de Managua, por los supuestos delitos de fomentar e incitar el odio y la violencia.

El 23 de diciembre la Fiscalía acusó a Lucía Pineda Ubau como supuesta autora de los delitos de provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas en perjuicio de la sociedad nicaragüense y el Estado de Nicaragua.

Distintos organismos de derechos humanos condenaron la detención de los periodistas así como el allanamiento y posterior cierre de 100% Noticias y llamaron a las autoridades nicaragüenses a dejar en libertad a Mora y Pineda Ubau.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) también condenó el arresto de Mora y Pineda Ubau, así como las agresiones contra otros periodistas de medios independientes de Nicaragua y solicitó al Gobierno respetar el derecho a la libertad de expresión.

Nicaragua vive una crisis desde el pasado 18 de abril que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, más de 600 personas detenidas por participar en las protestas y miles de exiliados, de acuerdo con organismos humanitarios.