• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En promedio, el mantenimiento de los 263 parques en Managua es de C$497,000 del presupuesto total, pero en la realidad, el 22% lo absorbe el área comprendida entre el Paseo Xolotlán y el parque Luis Alfonso Velásquez Flores que, con sus nuevos atractivos como el lago artificial, el Centro de Usos Múltiples y Convenciones y el área de juegos eléctricos, tiene costos de mantenimiento mucho mayores en comparación con cualquier otro parque capitalino.

Este año la comuna capitalina presupuestó C$440.7 millones sólo en la reconstrucción de parques y mantenimiento de obras en Managua, de los cuales C$130.6 millones (30%) son para ornato. Sin embargo, el 22% del presupuesto de ornato lo consumen los proyectos emblemáticos de entretenimiento en el centro histórico de la capital, según el Plan de Inversión Anual (PIA) de la Alcaldía de Managua.

Los fondos para estos proyectos provienen de los impuestos que pagan los capitalinos, la venta de servicios y multas. Según las autoridades, Managua cuenta con 263 parques que requieren de algún tipo de rehabilitación y acondicionamiento. El PIA 2019 tiene C$1,963 millones, informó la Alcaldía de Managua.

MANTENIMIENTO SE ELEVA 135%

El complejo en el centro histórico se duplicó en un lapso de dos años, pasó de C$11.7 millones en 2017 a C$27.5 millones para el 2019, un incremento de 135%.

En 2016, cuando solo estaba construida la primera etapa del parque, la municipalidad destinaba C$5 millones para limpieza, pintura y otros elementos menores para mantener presentable la infraestructura de este centro; el año siguiente lo redujeron a C$1.7 millones, pero se distribuyeron otras partidas para los nuevos atractivos que ya estaban distribuidos en 14 manzanas de terreno.

Actualmente, el área tiene 25 manzanas, con un parque acuático infantil, una veintena de juegos mecánicos, un lago artificial con fuente de colores, piscinas olímpicas y un Centro de Usos Múltiples y Convenciones (CUM) Alexis Argüello. El presupuesto de mantenimiento de las etapas I y II pasó a C$2 millones, pero a ese monto hay que agregar otros elementos como el cuido del lago artificial que es de C$1 millón.

En noviembre del año pasado se inauguró de forma parcial el paso a desnivel Las Piedrecitas, al suroeste de Managua. Rafael Lara/ END Solo hacer que los chorritos de agua sean constantes cuesta C$350,000, y el costo de mantener en funcionamiento los juegos eléctricos, desde la montañita rusa hasta los giros de los carruseles alcanza los C$2.25 millones. Sin embargo, el dinero no alcanza para una buena reparación del antiguo tren eléctrico que continuamente está fuera de servicio. Además, hay un gasto de C$6.2 millones para el complejo de piscinas Michele Richardson y el CUM, utilizados sólo para eventos muy particulares.

En el Paseo Xolotlán, los juegos acuáticos necesitan C$1.4 millones para estar activos, el trencito tiene un costo anual de C$1.3 millones y para mantener atractivas las maquetas de la vieja Managua y las Catedrales a escala, el costo al contribuyente es de C$2.8 millones.

OBRA CERRADA

Uno de los grandes lujos de la municipalidad es el museo Juan Pablo II, estructura que costó C$45 millones a los contribuyentes, pero no está abierta al público. Sin embargo, este año le fue presupuestado C$1.2 millones para la rehabilitación de la cubierta del techo de enramada y C$550,000 para el mantenimiento.

Hace dos años fue la inauguración de este museo, en diciembre del 2016. Para el evento el Gobierno invitó al Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu y los cardenales Leopoldo Brenes y Miguel Obando y Bravo (q.e.p.d), pero el museo ha estado cerrado al público desde entonces.

Otro parque relativamente cercano a estos complejos, que pertenece al casco histórico de Managua, es el Mirador Tiscapa que tiene destinado C$2 millones del presupuesto.