Secciones
Multimedia

Presidente del Parlamento Europeo sube tono sobre crisis en Nicaragua

Foto por: EFE

Antonio Tajani, el presidente del Parlamento Europeo.

Una delegación de eurodiputados prevé estar en la capital nicaragüense la próxima semana, para conocer de cerca el problema sociopolítico de este país.

Previo a la llegada a Managua de una misión de eurodiputados, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, advirtió de que el gobierno de Nicaragua enfrentará "consecuencias" en caso de que no se respeten los derechos humanos.

"Nicaragua, bajo el régimen de Ortega se está convirtiendo en una segunda Venezuela. Si el régimen no respeta los principios del Estado de derecho, democracia y derechos humanos, habrá muy pronto consecuencias", expresó Tajani en un tuit.

Presidente del Parlamento Europeo habla de consecuencias para Nicaragua

La declaración de Tajani sube el tono de los representantes de Europa hacia Nicaragua y marca un seguimiento a lo expresado por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, Josep Borrell, quien ha hablado de la necesidad de iniciar un debate sobre las medidas que debe aplicar la Unión Europea (UE) para hacerle ver al gobierno nicaragüense que se debe restablecer el estado de derecho.  

Oficialmente la Unión Europea ha hecho llamados al diálogo en Nicaragua para superar la crisis y se ha ofrecido a apoyar técnicamente este proceso.

Pero también ha condenado el uso excesivo de la fuerza de Policía Nacional contra las protestas antigubernamentales.

La delegación de eurodiputados tiene previsto comenzar su misión el 24 de enero en Managua y el informe que puedan presentar al Parlamento Europeo sobre sus observaciones y reuniones con representantes gubernamentales, de la oposición y de la sociedad civil será el insumo que marcaría el rumbo de las próximas decisiones de la UE sobre Nicaragua.
Tajani y Borrell han comparado la crisis de Nicaragua con la de Venezuela.

Nicaragua “nos preocupa y nos ocupa en la práctica. Hay un absoluto rechazo no sólo del Gobierno español, sino de la Unión Europea a la forma en que el Gobierno (de Ortega) ha reprimido las protestas”, dijo en noviembre Borrell a la agencia Europa Press.
Por su parte, el embajador de la Unión Europea en Nicaragua, Kenny Bell, ha dicho que la visita de los eurodiputados es importante, porque sus resultados tendrán “una importante influencia sobre las políticas de la Unión Europea” hacia el país centroamericano.

“No es para charlar nada más que vienen, pero vamos a ver cómo ven la situación, cómo se informan. Su primer objetivo es ver cómo es la situación, hablar con las autoridades, con todos los diferentes actores, y a partir de ahí sabremos qué van a decir, qué van a concluir”, dijo Bell.

El propio eurodiputado español, Ramón Jáuregui, quien encabeza la misión de legisladores del Parlamento Europeo en Nicaragua declaró que no era bueno encontrarse con violaciones a derechos humanos.  

“En enero visitaré Nicaragua, presidiendo una delegación del PE. Hablaremos con todos; Gobierno, oposición, sociedad civil… pero los ataques a periódicos y a ONG son muy mal presagio. Que cesen los ataques a los derechos humanos y a las libertades”, escribió Jáuregui en su cuenta de twitter hace un mes.  

Las declaraciones de los representantes de la Unión Europea se suman a las de representantes de Estados Unidos, quienes han llamado a un diálogo en Nicaragua para resolver la crisis, pero también han pedido que no se repriman las protestas y se respeten los derechos fundamentales.

La OEA, en tanto, ha celebrado ocho sesiones para analizar la crisis de Nicaragua, llamando también a un diálogo, pero ahora está en el ambiente la probabilidad de que se aplique la Carta Democrática al gobierno nicaragüense, algo que los especialistas creen tendrá un gran efecto.