• Villanueva, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

Beto muestra orgulloso 1,5 gramos de un metal precioso que acaba de sacar de un puñado de tierra, mientras, alrededor, sus familiares lo observan sentados, literalmente, en un banco de oro que tiene el municipio de Villanueva, en el noreste de Nicaragua.

Unos 145 kilómetros al noroeste de Managua se encuentra el municipio de Villanueva, un pueblo pequeño con calles contadas y habitantes tradicionalistas en sus rutinas que se dedican, en su mayoría, a la ganadería, agricultura y, en los últimos años -como una fiebre-, a la minería artesanal.

Lea: Ineter advierte de fuertes vientos y oleaje por paso de frente frío

Beto Escobar Ramos, un adulto de piel blanca y con lentes similares a los fondos de las botellas de vidrios, accesorio que lo distinguen del resto, tiene varios años de dedicarse a este trabajo.

Grupos de 37 obreros hacen turnos para sacar material del interior de la tierra a través de un hueco de al menos 18 metros de profundidad. EFE/END

En su casa, un espacio grande, construyó un molino artesanal y herramientas básicas para sacar oro de la tierra que le regalan en minas artesanales aledañas.

Sin embargo, para que a Beto le regalen al menos 0,6 kilos de tierra, que posiblemente contenga oro, puede pasar una noche entera en una de las tres minas artesanales que tiene Villanueva en su periferia y que es fuente de ingreso de cientos de familias en ese lugar.

"Estamos allí hasta que quieran darnos un poquito de tierra", explica a Efe, en referencia a los cooperativistas e inversionistas que están a cargo de las minas en Villanueva, un poblado de unos 25.000 habitantes.

Un hombre triturando tierra y piedra artesanalmente con un mazo. EFE/END

Beto es uno más de los centenares de personas que a diario van a las diferentes minas a pedir tierra.

También: La danza lucha por sobrevivir

Caminan varios kilómetros bajo el inclemente sol, pocos árboles y en caminos polvorientos repletos de pequeñas rocas afiladas y puntiagudas.

Hombres, mujeres y niños cargan en sus cabezas sacos con pequeñas porciones de tierra. Otros en motocicletas entran y salen de las minas con más tierra pedregosa extraída de las fosas artesanales que abren los güiriseros (buscadores de oro de forma artesanal).

La minería es una de las principales industrias exportadoras de Nicaragua. EFE/END

Dentro de la mina El Quemado, un yacimiento de oro que aún no ha sido explotado en su totalidad, una escena de un inmenso embudo de tierra y piedras se puede apreciar, y en la parte más estrecha está más de una treintena de hombres trabajando como hormigas.

Grupos de 37 obreros hacen turnos para sacar material del interior de la tierra a través de un hueco de al menos 18 metros de profundidad al que ingresan con escasa protección de seguridad.

En un segundo orificio, menos abismal, también se observa la entrada y salida de hombres cargando cubetas con piedras y tierra que es triturada manualmente por otro trabajador para saber si contiene el metal precioso.

En 2017, Nicaragua exportó 338,3 millones de dólares en oro. EFE/END

Sin embargo, no es de esa tierra "recién sacada" la que le regalan a Beto. A él le dan de aquella a la que ya los güiriseros la han "descartado" por haber, supuestamente, extraído el oro y la desechan en un sitio destinado dentro de la misma mina.

De interés: Baja el comercio de Nicaragua con Costa Rica

Un balde de tierra sustraído directamente de las fosas lo venden de 300 a 500 córdobas (de 9 a 15 dólares), en dependencia de lo "buena" que sea, según "las pruebas" que ellos mismos hacen en el sitio, basado más en experiencia.

En Villanueva, cada gramo de oro es comprado a los mineros artesanales en 850 córdobas (unos 26 dólares), es por eso que personas de todo el país llegan hasta ese pueblo a comprar el oro, que además, dicen los mismos obreros, tiene fama de ser "bueno".

Un hombre con un cuerno de vaca lavando tierra para apartar el oro recolectado. EFE/END

La minería es una de las principales industrias exportadoras de Nicaragua.

En 2017, Nicaragua exportó 338,3 millones de dólares en oro, según datos del Banco Central.

Según la Cámara Minera de Nicaragua, esta actividad que representa el 3 por ciento del producto interno bruto (PIB), genera cerca de 5.000 empleos formales, en su gran mayoría hombres.