• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

El juez quinto de distrito de lo penal de ejecución de sentencias y vigilancia penitenciaria de Managua, Sergio Gilberto Amador Perezalonso, puso este lunes su "renuncia irrevocable" ante los magistrados del Consejo Nacional de Administración y de Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia.

"La presente renuncia obedece a problemas de orden familiar y de salud, lo cual es de pleno conocimiento, debido a mi más reciente intervención quirúrgica a la cual fui sometido", explicó el judicial en su carta, cuya copia fue distribuida en medios de prensa.

El ahora exjuez también alegó de que está próxima su edad para acogerse a la jubilación que la Ley del Seguro Social establece, que es partir de los 60 años.

Amador Perezalonso trabajó 23 años y ocho meses para el Poder Judicial, según precisó en la carta, en la que aseguró que "nunca fui amonestado, a como tampoco merecedor de sanción alguna en los cargos" que desempeñó desde 1995.

En 1995 fue nombrado juez local único del municipio de Mateare, y a partir de 1997 fue designado juez de distrito único, juez de distrito único penal y juez de distrito de lo penal de juicio del municipio de Tipitapa, detalló.

En septiembre del año pasado tomó la promesa de Ley para ocupar el cargo de juez quinto de distrito de lo penal de ejecución de sentencias y vigilancia penitenciaria de Managua, de acuerdo con la información.

Fachada norte de los Juzgados de Managua. Archivo/ END

Entre los últimos meses del año 2018 y lo que va del año han renunciado los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua Rafael Solís y Carlos Aguerri Hurtado.

Solís, era considerado el operador político del sandinismo en el Poder Judicial. Fue uno de los jueces que declaró en octubre de 2009 "inaplicable" el artículo de la Carta Magna que impedía la reelección presidencial continua y limitaba a dos el número máximo de mandatos de un presidente, lo cual preparó el camino para que Daniel Ortega optara a la reelección presidencial.