• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Ocho jóvenes universitarios que sobrevivieron al ataque de policías y parapolicías a la iglesia Divina Misericordia el 13 de julio del 2018, ahora están frente inminentes condenas de hasta siete años y nueve meses de prisión; esto porque un juez suplente los declaró culpables de cuatro delitos.

Entre los inculpados por el juez suplente Enrique William Larios está: Jonathan Francisco López González, quien participó en la mesa del Diálogo Nacional con los jóvenes de la Coalición Universitaria.

Entre los otros inculpados por el juez suplente Quinto Local Penal de Managua también están: Ana Gabriela Nicaragua López, Julio González Parrales, Franklin Artola García, Pedro Estrada Ortiz, Andrés Cruz Báez y José Ángel Ortiz Cuarezma.

Una vez que se conoció el fallo de culpabilidad, el fiscal auxiliar, Félix Cárcamo pidió las penas máximas para cada uno de los ocho jóvenes inculpados a excepción del delito de portación ilegal de armas por el cual pidió nueve meses.

Para quienes fueron encontrados culpables del delito de obstrucción de servicios públicos (transporte) el fiscal Cárcamo solicitó dos años e igual castigo para quienes el juez Larios inculpó por el inicito de amenas de muerte con armas.

El representante del Ministerio Público también pidió al judicial que sancione con tres años de encierro en la cárcel a quienes fueron declarados culpables por secuestro simple.

Mientras que los abogados defensores solicitaron las penas mínimas por cada uno de los ilícitos que los universitarios fueron inculpados a razón de seis meses por portación ilegal de armas e igual pena por obstrucción de servicios públicos y amenazas de muerte con armas de fuego y un año por secuestro simple.

Así quedó el techo de la iglesia Divina Misericordia tras el ataque / Archivo  Según los abogados defensores, el juicio donde declararon alrededor de 40 testigos en su mayoría parapolicias que participaron en el ataque contra el templo católico, estuvo plagado de irregularidades.

“Un perito de inspecciones oculares fue llamado a declarar por la Fiscalía para que se retractara de lo que dijo en su primer testimonio y el juez se lo permitió”, aseguró Norwin Cruz, uno de los abogados defensores.

Ante este reclamo el juez Enrique William Larios respondió: “No es cierto que el testigo haya venido a retractarse de su primera declaración; el testigo vino a hacer aclaraciones y eso está permitido por la ley”, explicó el juez Larios.

Los abogados también señalaron que en el caso de Jonathan López el judicial dio como cierto el testimonio de un testigo quien aseguró que el joven universitario estuvo en un tranque antigubernamental en los alrededores de la UNAN- Mangua el 4 de junio del 2018, sin embargo, para esa fecha Jonatán López estaba en una gira por Ginebra, Suiza y Washington, Estados Unidos, con una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lo alegado por la defensa de Jonathan López, fue corroborado por Pablo Abrao, secretario ejecutivo de la CIDH.

Los ocho inculpados la noche del lunes son un segundo grupo de universitarios que fueron rescatados la mañana del 14 de julio del 2018 por cardenal Leopoldo Brenes y en nuncio apostólico en Nicaragua, después del ataque armado contra el templo Divina Misericordia.

De los ocho jóvenes inculpados siete fueron capturados por la Policía en casas de seguridad y en el caso de Ana Gabriela Nicaragua fue arrestada en su casa vivienda.