•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los periodistas Miguel Mora Barberena, director del canal 100% Noticias, y su jefa de prensa, Lucía Pineda Ubau, pudieron tener contacto con sus familiares un mes después de haber sido detenidos por la policía y encerrados en la cárcel El Chipote.

 Condenan a más sobrevivientes de la Divina Misericordia

"Sigan orando por Nicaragua. De Dios el cambio viene y nadie lo detiene. Sean fuertes", fue el mensaje que transmitió Mora a través de su esposa, la también periodista Verónica Chávez, quien en medio de la dificultad, dijo sentirse feliz, porque volvió a ver a su esposo.

Aseguró que él está bien, aunque barbudo, y le transmitió mucho ánimo, a pesar de estar encarcelado.

Por su parte, Pineda Ubau transmitió el mensaje: “Nosotros seguimos resistiendo desde adentro. Oren por Nicaragua. Ahora es una lucha espiritual. A mis colegas, seguir denunciando las injusticias contra el pueblo, porque en Nicaragua nada está normal. Agradezco el apoyo de todos los ciudadanos que hicieron llegar su sentir a través de mi primo y al Gobierno de Costa Rica por mantener su apoyo a todos los refugiados y exiliados”, expresó el pariente de la periodista después de visitarla este martes.

“Dijo que no la habían golpeado, pero 30 veces la sacaron a interrogatorios”, informó el primo de Pineda (quien prefirió omitir su nombre).

Visita bajo acoso

La visita de los familiares de Mora y Pineda se realizó en medio del asedio de parapolicías y simpatizantes del Gobierno que se mantienen amenazantes en la entrada de El Chipote. 

Verónica Chávez, esposa de Miguel Mora, relató que desde que lo detuvieron, ella estaba cada martes desde las 6:00 a.m. en el portón de El Chipote, con la esperanza de que le permitieran verlo. Sin embargo, lo mantenían en la lista de los “sin visita”.

 Mensajes de Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora desde El Chipote

Igual que en días anteriores, este martes escuchó la lista de los detenidos que no podrían ver a sus familiares, pero esta vez Mora no fue mencionado. Era una buena señal hasta que le advirtieron: “Mora y Pineda están pendientes”. El primer grupo de visitantes comenzó a subir la cuesta entre el portón y el edificio de la prisión, y los familiares de los periodistas encarcelados esperaron una hora más.

Los simpatizantes del Gobierno estuvieron vigilantes todo ese tiempo. Permanecen bajo un toldo y amenazan a quien intente tomar fotos o videos en el área. También miran sospechosa a cualquier persona que esté chateando. 

Si alguien toma fotografías, es atacado y le destruyen la cámara o el teléfono, mientras los policías miran las agresiones, sin hacer nada.

 ​​Juicio contra Amaya Coppens continuará en febrero

“Fuera anteojos y fuera chapas”, le advirtió a Verónica Chávez una oficial de la policía, cuando se disponía a entrar. Su rostro cansado y preocupado, después de un mes sin ver a su esposo, adquirió un semblante nervioso. 

Con un agente al lado y con un paquete en cada mano, a las 9:40 a.m. Chávez comenzó a subir la cuesta, mientras el primo de Lucía Pineda esperaba el momento de ser llamado.

Mora y Pineda fueron detenidos el 21 de diciembre por la noche, cuando la policía allanó las instalaciones del canal 100% Noticias, un medio de comunicación crítico del Gobierno.

Hasta las 10:25 a.m. llamaron al primo de Lucía, el único familiar presente, quien pronto subió con bolsas de ropa, alimentos y productos de aseo personal.

"Está bien. Me dijo que no lo han golpeado", dijo la esposa de Mora, al salir con una sonrisa.

 Las siete cartas más dramáticas filtradas de los penales de Managua

“Cuando se lo llevaron estaba preocupada, porque ese día llevaba un golpe en la cara, pero hoy tiene bueno su rostro. Ya al menos siento que me quité esa preocupación”, comentó Verónica Chávez.

El primo de Pineda manifestó que la vio bien, a pesar de que ha recibido presiones sicológicas. Ella le confesó que trataron de obligarla a hacer un video pidiendo perdón al presidente Daniel Ortega, pero se negó.

Julio Montenegro, abogado defensor de Mora y Pineda, dijo estar en comunicación constante con los familiares de ambos detenidos, y que él los podrá ver el próximo 25 de enero, durante la audiencia judicial, cuando espera conocer más detalles de la situación de estos periodistas encarcelados.