•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La señal de 100% Noticias fue sacada del aire tras el allanamiento y clausura de sus instalaciones el 21 de diciembre. En ese operativo fue detenida Lucía Pineda Ubau, jefa de prensa de ese canal, y el director Miguel Mora. El tío de Pineda, Alejandro Ubau Hernández, afirma que desde entonces, su sobrina se aferra a la esperanza de ser libre cuando Nicaragua sea libre.

Ubau Hernández afirmó que cuando la situación se puso más peligrosa, le recomendaron a Pineda que saliera a Costa Rica por seguridad, pero ella se negó, una decisión que respeta la familia. 

 ​Reprograman audiencia inicial contra Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau

Agregó que ahora que la familia pudo tener contacto con ella tras más de un mes de estar presa, pudieron notar que en términos de salud se ve desmejorada, está más delgada y pálida, pues ella les aseguró que la tienen confinada a encierro en aislamiento, sin permitirle horas de sol.

Pese a ello, manifestó que Pineda se encuentra firme en su criterio y su determinación, porque sabe que ha hecho lo correcto como periodista y que no tienen nada que temer por las “falsas acusaciones” que les están imputando, y pide al pueblo que resista, porque ellos lo harán desde adentro.

¿Cómo fue el momento en que reciben la noticia de la detención de Lucía Pineda? ¿Cómo reaccionó la mamá de Lucía?

Recibimos la noticia el 21 de diciembre. Casualmente estábamos reuniéndonos como lo hacemos todos los años en Navidad, en Upala, comunidad de Alajuela (Costa Rica) y esto nos alteró emocionalmente y las actividades de Navidad quedaron de un lado. Nos enteramos primeramente por las redes sociales y posteriormente comenzamos a recibir llamadas de personas cercanas a Lucía en Nicaragua.

Fue un impacto duro conocer de la detención, sobre todo porque los primeros dos días fue todo un secuestro, ya que no sabíamos el paradero de ella.

 ​​Mora y Pineda envían mensajes de ánimo desde la cárcel

Por otro lado, mi hermana, quien es una mujer muy fuerte y serena, al conocer que Lucía estaba presa, su primera reacción fue de incertidumbre por corroborar que la noticia fuera cierta y llamó a personas cercanas a la familia para efectos de corroborarlo. Fue un momento de tristeza, incertidumbre, angustia y dolor permanente, mismo que hasta la fecha persiste, pero es indescriptible el dolor que puede tener una madre al saber que su hija está secuestrada.

Antes de la detención ¿Le pidieron alguna vez a Lucía que dejara Nicaragua, que se resguardara por seguridad o le advirtieron del peligro que corría al ejercer el periodismo?

Nosotros nos hemos acostumbrado a ser muy respetuosos de los ejercicios profesionales de cada uno, pero cuando vemos un peligro lo hacemos saber en el marco del respeto. Entonces, desde que estalló la crisis, nosotros le hicimos saber que la queríamos acá –creo que es una iniciativa de todas las familias que sus integrantes estén a salvo– pero respetamos su decisión de seguir trabajando.

Ella siempre nos dijo que no dejaría solo a su equipo, que no los dejaría sin una pieza y menos porque era la jefa de prensa de ese medio. Lucía siempre estuvo firme, movida por el valor de la verdad y el sentido de justicia con el que ha hecho su trabajo.

En familia hubo momentos en los que hablamos del peligro al que estaba expuesta, aunque ella conocía sobradamente el tema, pero ella era la que tomaba sus decisiones respecto a su profesión, pero sí la aconsejábamos.

Al conocer de la detención, ¿Cuáles fueron las acciones que tomaron para gestionar la libertad de Lucía?

Inmediatamente nos pusimos en contacto con el presidente de Costa Rica (Carlos Alvarado), quien a su vez designó a la ministra de Asuntos Exteriores, Lorena Aguilar, para que gestionara inmediatamente las comunicaciones con Nicaragua. La ministra nos contactó y comenzaron a realizar las gestiones con el consulado de Nicaragua, para conocer de la situación legal de Lucía, pero en los primeros días no nos dieron ninguna información.

 Mensajes de Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora desde El Chipote

Asimismo, procedimos a designar a un miembro de la familia paterna que hiciera todas las diligencias y nos comunicamos directamente con el doctor Julio Montenegro, de la CPDH (Comisión Permanente de Derechos Humanos). Entonces, formalizamos la solicitud y ellos llevan la representación legal de Lucía.

El martes le permitieron la primera visita a Lucía, ¿Cómo la vio el pariente que designaron para verla? 

En términos generales está bien ante la incertidumbre y el aislamiento. Pudimos verla bien en su determinación; sabe que han hecho lo correcto como periodistas y medio de comunicación, que no tienen absolutamente nada por qué temer de las falsas acusaciones que se les hacen y están firmes en su criterio, en su convicción, en la interpretación que han hecho sobre la crisis sociopolítica.

En términos de salud se ve desmejorada. Nuestro pariente la vio más delgada y pálida, pues dijo que la tienen confinada al encierro y no le permiten horas de sol, pero en términos generales está bien.

¿Cómo era el espacio en el que les permitieron la visita? ¿Pudieron abrazarla?

Fue personalizada (la visita) y no a través de cristales. Ambos se pudieron abrazar y conversar de cerca, aunque estaban claros de que todo estaba siendo escuchando. El familiar nos explicó que la visita duró 30 minutos y que pudo verla, tocarla y constatar que sí era ella, porque también albergábamos el temor que nos pusieran a través de un cristal a otra persona.

Cuando Lucía entró a la sala se le prendió el rostro con una gran sonrisa y empezaron a conversar. Ella quería que la pusieran al tanto de lo que estaba pasando afuera, estuvo muy emocionada durante toda la visita. 

 Chamorro: Periodistas independientes están bajo amenaza

Nuestro pariente nos dijo que vio en los ojos de Lucía un brillo especial por la emoción de saber que tiene el apoyo de la familia, de saber que estamos unidos en función de su libertad, que el pueblo está resistiendo y que la comunidad internacional está haciendo lo propio. También nos explicó que Lucía se mostró emocionada y agradecida con todos, especialmente con los periodistas. El mensaje que envió fue que van (ella y Miguel) a resistir desde adentro y que ojalá la gente se inspire y siga resistiendo desde fuera.

¿Pudo informarles Lucía si fue maltratada física o sicológicamente?

El único dato que dio, en ese bagaje de información en tan poco tiempo, es que en los primeros dos días de secuestro la interrogaron en 32 ocasiones. De esos interrogatorios feroces que son propios de ese tipo de regímenes. 

¿Qué le preguntaban a Lucía en esos interrogatorios?

Le pedían información sobre el director del Canal 100% Noticias, querían saber si estaban o no financiados externamente. En realidad fueron una cantidad de preguntas que no las pudo precisar todas en tan poco tiempo y, después de los interrogatorios, le propusieron lo del video favorable al Gobierno, en el que ella debía decir que se disculpaba y que el Gobierno tenía la razón, pero ella se negó rotundamente.

¿Recibió otros maltratos por negarse a grabar el video?

La confinaron al aislamiento durante una semana, en una celda en la que solo cabe una persona, esto como castigo por no haber grabado el video, por lo menos le daban de comer lo que nosotros le llevábamos. Además, en todo el mes de detención ilegal, la han obligado a dormir en el piso, no le dan colchoneta. 

 Esposa de Miguel Mora podrá verlo el martes en El Chipote

¿Qué ha tenido que pasar la persona que designaron para ir a ver y dejar comida a Lucía?

Hay un asedio permanente para a todos los familiares de los presos que están en El Chipote. El Gobierno ha cometido un error gravísimo al colocar fuerzas de choque, conocidas en Nicaragua como “turbas” en la entrada a El Chipote.

Tener esos grupos insultando a los familiares, más que afectar a los familiares sicológicamente, habla muy mal del Gobierno y es un acto de bajeza. Tener ese tipo de gente, que sin depreciar a nadie, está totalmente fanatizada, habla muy mal de ellos.

Económicamente, ¿Cómo han hecho para asumir la detención de Lucía?

Pues la ventaja de nosotros es que somos una familia muy unida y numerosa, entonces juntamos todo y no hemos tenido problemas para asumir todos los gastos de mantenimiento de casa y carro, alimentación de las mascotas de Lucía, comida, papelería legal, transporte de los familiares, insumos personales para Lucía.

 ​Ubican a canal mexicano en casilla que pertenecía a 100% Noticias 

A propósito de la casa de Lucía ¿Qué pasó con esa propiedad? Se conoce que fue allanada el 28 de diciembre pasado.

La casa de Lucía está bien, obviamente que ya fue irrumpida en una ocasión por la Policía, pero no está tomada. Está en custodia de la familia. Nosotros desconocemos lo que se llevaron, pero sí sabemos que la Policía hizo un levantamiento fotográfico.

Actualmente tenemos a personas que nos ayudan a darle cuido y mantenimiento, además de alimentar a las mascotas de Lucía.

¿Cómo ha sobrellevado la familia la detención, especialmente la madre de Lucía?

Ha habido un acompañamiento especializado a Lucía Ubau madre, la familia ha sido muy cercana y tenemos esperanza en que hay una promesa de fe para el pueblo nicaragüense y para este sacrificio que está viviendo Lucía.

 “El periodismo es la ventana para generar un diálogo”

Además, estamos unidos en una cadena de oración en todas las iglesias de Upala. Entonces todos los días el tema está puesto en oración. Estamos acompañándonos y manteniendo comunicación entre la familia paterna y materna.

¿Qué hace la mamá de Lucía por la libertad de su hija?

Lucía madre siempre, desde el día de la detención de mi sobrina, se ha mostrado dispuesta a hacer todo lo que puede por la libertad de su hija. A pesar de sus más de 60 años, todos los días su trabajo es llamar a Nicaragua en diferentes momentos del día para saber cómo van los aspectos legales y enterarse qué nueva información conocen de la salud física y sicológica de su hija. 

Ahora que les permitieron ver a Lucía, ¿Pretende la mamá venir a Nicaragua a ver a su hija? 

Lucía madre sí está pensando en la posibilidad de viajar a Nicaragua para ver a mi sobrina Lucía, aunque los expertos en el tema no nos han recomendado viajar. Pero ahora se abren las posibilidades de ir a Nicaragua, porque ahora se está permitiendo el ingreso de visita.

 Reportan 712 violaciones a la libertad de prensa

¿Cuál sería el mensaje que ustedes, como familia de Lucía le envían al Gobierno de Nicaragua?

Le diríamos, y digo le diríamos porque sé que es un sentir de la familia, que si tiene un poco de sentido común, reflexione sobre el caos al que está llevando a Nicaragua, que debería de parar ya la tragedia, que debería de someterse a la justicia internacional, de asumir las recomendaciones que hace la Organización de Estados Americanos y el Grupo de Expertos. 

Nuestra recomendación es que hagan un alto y ocupen asesoría de expertos en democracia y no expertos en guerra o temas de represión, porque el pueblo de Nicaragua demanda un futuro mejor, pero uno que parta de la democracia, del respeto a los derechos y de la verdadera justicia. Además, le diríamos que deje en libertad a los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora, porque ellos solo cumplían con su labor de informar.