•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En el tercer día de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realiza en Panamá, los jóvenes del mundo participaron del rezo del santo viacrucis, guiado por el Papa Francisco.

En esta ocasión, una delegación nicaragüense por primera vez en la historia interviene en este rezo, con la décimo cuarta estación del viacrucis, en la cual el ruego de la oración abogó por una salida a la crisis de Nicaragua.

“Dios nos conceda humanizarnos de verdad, defender con firmeza la vida, hacer que las leyes que matan la vida inocente se borren para siempre", dijeron los jóvenes nicas durante su turno de la oración de la estación del viacrucis.

La Cruz peregrina cargada por jóvenes, la cual llegó a Nicaragua en 2018, estaba puesta en el escenario central y fue con la que se efectuó el rezo del santo viacrucis, que inició con la intervención de la primera estación, de la delegación hondureña.

La delegación de jóvenes nicaragüenses además pidió la intercesión a la virgen Purísima Inmaculada Concepción de Maria reine en Nicaragua, “para que ella nos enseñe el valor sagrado de la vida desde su concepción hasta su final natural, para que ninguno jamás lance sepulcros en el vientre sagrado de las madres", manifestaron.

Durante la décimo cuarta estación con el título: "Jesús es sepultado", los nicas reflexionaron refiriéndose a que "hay muchas tumbas, algunas labradas por el arte humano y otras abiertas en las entrañas de la tierra para recibir los despojos de tantos muertos, de tantas víctimas de violencia y del desamor".
Además meditaron en que existe una tumba que clama a Dios y denuncia la terrible crueldad de la humanidad.

De igual forma los Jóvenes venezolanos pidieron en la sexta estación que la Virgen de Coromoto camine junto al corazón de tantos emigrantes y refugiados.

También pidieron que sea Dios quien ayude a cuidar, sanar y llenar de esperanza el corazón flagelado de tantos que han perdido su patria.