•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Esparcidos como hormigas alrededor de un campo abierto, y aun estando en alto los rayos del sol, miles de jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, se dispusieron a armar sus casas de campaña improvisadas para esperar la penúltima actividad de este encuentro con el papa Francisco.

Se trata de una vigilia juvenil que será dirigida por el propio Francisco en el Metro Park, lugar donde se han aglomerado miles de jóvenes de diferentes países del mundo.

La presencia de los más de 5 mil nicaragüenses aún se hace notar dentro de las actividades de la jornada.

La Cinta Costera, el Parque del Perdón, parroquias donde se efectuaron las catequesis y las calles de Panamá han presenciado la alegría de los nicas que hoy más que nunca agradecen la gran oportunidad de estar cerca del sumo pontífice.

“Cuando lo vi pasar en el papa móvil me emocioné tanto que lo único que hice fue tomarle fotos y alzar mi bandera para que viera que Nicaragua estaba presente”, dijo el joven granadino Gerardo Matus.

Además mencionó que al momento del viacrucis se dedicó a permanecer arrodillado y a orar por Nicaragua.

“A pesar de que el papa no nos ha mencionado directamente en sus discursos, sé que más de alguna de esas palabras que ha dicho llevan una intención directa para nuestra Nicaragua”, comentó Francisca García, joven peregrina de la ciudad de Managua.

A pesar que ahora solo es un recuerdo todo el sacrificio que tuvieron que hacer para poder venir a ver al papa a Panamá, los jóvenes le han sacado provecho al máximo en sus participaciones durante la jornada.

“Dios me recompensa, es una oportunidad única que estoy viviendo, le tomé una foto al papa cuando iba en el papa móvil, me temblaban las manos... No olvido ese momento, lo tuve de cerca”, relató el joven católico Marcio García.

Ante la prohibición policial de realizar protestas o marcas en Nicaragua en cualquier punto del país, los jóvenes nicas han hecho presencia en centros comerciales de Panamá, donde han aprovechado para gritar "Viva Nicaragua Libre" y cantar el himno nacional o la canción Nicaragua Mía.

Una ciudadana panameña identificada como Mariana Breeff le dijo a un grupo de nicaragüenses que alzaran la bandera nica porque en el país nadie se los iba a prohibir, en ese momento los jóvenes con euforia tomaron las banderas y los presentes en la calle los aplaudieron.

“Qué bonito es sentir el aprecio de todo mundo, vamos por la calle y nos dicen que tengamos fuerza y que oremos”, expresó Carlos Mairena de 22 años de edad.