• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La diputada socialista Ana Gomes, parte de la misión del Parlamento Europeo que visitó Nicaragua la semana pasada, denunció a través de videos en su cuenta de Twitter, las condiciones inhumanas que tienen que sufrir algunas manifestantes presas en la cárcel de mujeres La Esperanza, especialmente aquellas que dijeron haber renunciado a sus hijos por seguridad.

En un video de un minuto, posteado por la eurodiputada en su cuenta oficial de Twitter, se aprecia a las reas Karla Vanegas Gutiérrez y Cindy María Castillo González, quienes explicaron que desde hace tres y siete meses, respectivamente, renunciaron a sus hijos para garantizarles seguridad.

“Yo renuncié a mis hijos desde hace tres meses porque si ellos vienen aquí me les toman fotos y me los sacan por los canales, por Internet y los quiero proteger de la persecución”, dijo Vanegas, quien fue apresada el 13 de noviembre de 2018 en la estación policial de Ticuantepe, cuando acudió a un citatorio.

Los hijos de Vanegas tienen nueve, 8 y 5 años, respectivamente, y ahora tienen que ser criados por su abuelita, quien además se encarga de llevar comida y objetos de uso personal a Karla.

La presa es reconocida en Ticuantepe por ser exconcejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y actualmente es señalada por delitos de secuestro, robo, asesinato, portación de armas, incendios y daño agravado.

La manifestante lamentó que sus hijos tengan que criarse preguntándose cuándo su mamá será libre.

“Mi mamá los cuida, yo no les hablo, no los miro y no tengo ninguna comunicación con ellos desde hace tres meses”, dijo Vanegas, mientras sus ojos eran invadidos por las lágrimas.

Siete meses sin ver a sus hijos

La presa Cindy Castillo señalada por el delito de entorpecimiento a los servicios públicos, sufre la misma situación que Karla. Actualmente la manifestante tiene siete meses de no ver a sus tres hijos. Los niños tienen que ser cuidados por su padre y no son llevados al penal de mujeres por seguridad.

Ambas madres, separadas de sus hijos por manifestarse en contra del Gobierno de Nicaragua, explicaron que “es duro no verlos”, pero que prefieren sufrir su dolor en soledad antes de que sus hijos sean perseguidos.

“Hay veces que sentimos que no podemos, pero entre todas nos damos fuerzas”, concluyeron las mujeres que protestaron contra el Gobierno.

La fuerte decisión que exteriorizaron las reas a la eurodiputada Ana Gomes hizo que la parlamentaria las calificara en otro post de su cuenta de Twitter, como “mujeres valientes, compuestas y sorprendentes, que viven en una jaula en La Esperanza.