•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La empresa Alba de Nicaragua (Albanisa) fue alcanzada por las sanciones que EE. UU. impuso este lunes a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), a la que, entre otras cosas, congeló activos por US$7,000 millones en el país norteamericano.

Las sanciones contra Pdvsa anunciadas por el Departamento del Tesoro, también prohíben a las entidades estadounidenses cualquier operación con Albanisa, empresa privada mixta donde la petrolera estatal venezolana Pdvsa posee el 51% de las acciones, y el restante 49% está a cargo de la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic).

“Esta licencia no autoriza ninguna transacción o negocios con Alba de Nicaragua (Albanisa) o con cualquier entidad en la cual Albanisa posea, directa o indirectamente, 50% o más de sus acciones”, dice en su literal C, numeral 1, la oficina de control de activos extranjeros del Departamento del Tesoro de EE. UU.

El Departamento del Tesoro informó que todas las empresas que mantienen relaciones con Pdvsa tienen hasta el 29 de marzo para terminar sus operaciones.

En el caso de Albanisa, se ordena de inmediato suspender cualquier relación empresarial que se tenga a la fecha, dejándola totalmente excluida, por disposición de la orden ejecutiva estadounidense.

Albanisa, tiene intereses económicos en negocios de exportaciones agropecuarias, negocios de transporte, equipos de construcción y finanzas, entre muchos otros, y fue constituida en el año 2007 como parte de la entrada de Nicaragua a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), promovida por Venezuela.

El objetivo principal de Albanisa era importar, distribuir y refinar el petróleo recibido de Venezuela con condiciones favorables de pago.

Ley Magnitsky

En el contexto de la crisis de abril del año pasado, EE. UU. impuso sanciones, en base a la Ley Global Magnitsky a José Francisco López Centeno, entonces vicepresidente de Albanisa, presidente de Petronic y tesorero del partido gobernante Frente Sandinista (FSLN).

López fue señalado de abuso contra los derechos humanos y de utilizar su posición en beneficio propio y el de su familia, al usar compañías de su propiedad para ganar contratos con el Gobierno.

Estados Unidos ha determinado que las personas que operan en el sector petrolero de Venezuela ahora pueden estar sujetas a sanciones de conformidad con la Orden Ejecutiva 13850, firmada por el presidente Donald Trump, el 1 de noviembre de 2018.

El camino de las sanciones

En agosto pasado, EE. UU. impuso sanciones financieras a Venezuela que por primera vez afectaron también a la petrolera estatal Pdvsa.

Como consecuencia de la orden ejecutiva dictada este lunes por el Departamento del Tesoro, todos los bienes e intereses en la propiedad de Pdvsa sujetos a la jurisdicción de los EE. UU. quedan bloqueados y tanto empresas como personas de los EE. UU. en general tienen prohibido realizar transacciones con ellos.

“Las instituciones financieras de los Estados Unidos están autorizados a rechazar transferencias de fondos que involucren a Pdvsa o cualquier entidad en la que Pdvsa posee, directa o indirectamente, un interés del 50% o más (cómo es el caso de Albanisa)”, dice la parte medular de la disposición.

Las medidas tomadas este lunes evitarán que el gobierno de Nicolás Maduro continúe controlando los activos y recursos naturales (petróleo) de Venezuela.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo, sin embargo, que la filial de Pdvsa en EE. UU., Citgo, podrá continuar sus operaciones, siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en ese país.

Es decir, que EE. UU. mantendrá las compras de petróleo venezolano, pero los fondos resultantes serán transferidos al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que las sanciones no están dirigidas al pueblo venezolano y no prohibirán la asistencia humanitaria.

“Estas acciones impiden que el régimen de (Nicolás) Maduro, saquee aún más los activos y recursos naturales de Venezuela”, manifestó Pompeo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, compartió la tesis, indicando que no permitirán que “Maduro y sus compinches sigan saqueando los bienes del pueblo venezolano”.

Las sanciones afectan a US$7,000 millones en activos de Pdvsa, aseguró, y pronosticó que las medidas provocarán otros US$11,000 millones en pérdidas para la petrolera a lo largo del próximo año.

El presidente Maduro dijo que tomará acciones "legales" ante las sanciones que impuso EE. UU.

El Gobierno estadounidense anunció que continuará tomando acciones concretas y enérgicas contra aquellos que se oponen a la restauración pacífica de la democracia en Venezuela.