• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Consejo de la Internacional Socialista (IS) expulsó este martes de sus filas al gobernante partido de Nicaragua, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), por las violaciones a los derechos humanos y los valores democráticos.

La decisión se adoptó en la última jornada de la reunión del Consejo de la IS en Santo Domingo, República Dominicana, y tras la presentación de un informe sobre la situación de Nicaragua a cargo del presidente del comité de disciplina de la IS, Rafael Michelí, quien condenó la crisis en esta nación y concluyó que el FSLN "ya no nos representa".

Al presentar su informe, Michelí señaló que es "desgarrador cuando se decide excluir a alguien de la familia y más cuando se trata del FSLN que tiene un pasado glorioso y ellos más que nadie debieron ser ejemplo del respeto a los derechos humanos".

"No ha sido fácil tomar la decisión, pero si nos exigimos respetar los valores de la IS, tenemos que ser consecuentes con nosotros mismos" y el FSLN "ya no representa a la familia socialista", agregó en sus explicaciones.

Rosales protesta

La decisión fue criticada por el representante del FSLN, Francisco Rosales, quien lamentó que la misma se haya tomado sin que el comité de la IS para América Latina haya realizado una visita a Nicaragua para constatar la situación.

"Es un verdadero adefesio jurídico. Jamás el Comité para América Latina ha discutido este tema", criticó Rosales.

Nicaragua atraviesa por una crisis sociopolítica desde abril pasado, que ha dejado al menos 325 muertos, y más de 300 detenidos, según organismos humanitarios, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La Internacional Socialista (IS) es una organización de partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas, fundada en Frankfurt, Alemania, en 1951.

La IS establece en la denominada Declaración de Fráncfort, cuáles son las tareas y los objetivos del socialismo democrático: critica tanto al "capitalismo descontrolado", como al "comunismo soviético", por ser un "nuevo imperialismo", añade el sitio web.

En el año 2006, la IS, en una reunión en Managua, expresó su "solidaridad activa y entusiasta" con el FSLN y su candidato presidencial, Daniel Ortega, de cara a las elecciones del 5 de noviembre de ese año.

La declaración Managua fue leída por el secretario general de la IS para América Latina y el Caribe, el chileno Luis Ayala. Durante su discurso expresó: "Esperamos una victoria no solamente porque el sandinismo se lo merece, sino porque Nicaragua lo necesita", declaró en ese entonces.

Respaldo a Guaidó

El Consejo de la Internacional Socialista también aprobó una resolución en la que reconoció los esfuerzos del líder opositor venezolano Juan Guaidó, "de conducir una transición hacia la democracia, apoyada en la legítima Asamblea Nacional".

IS señaló que la única manera de avanzar en ese país es con la celebración urgente de nuevos comicios, según el documento aprobado al término de la reunión de dos días en Santo Domingo.

Dichas elecciones han de "ser vigiladas por una nueva autoridad electoral plenamente independiente e imparcial", y "deben tener lugar con la participación de aquellos previamente calificados y estar acompañadas por la liberación de los prisioneros políticos", se agregó en la resolución.

También subrayó que la "legitimidad democrática del presidente y Gobierno en Venezuela solamente surgirá de la voluntad expresada por el pueblo venezolano", y rechazó "categóricamente toda forma de intervención militar extranjera para un cambio de régimen".

Reiteró su posición de que el proceso electoral de mayo pasado, en la que Nicolás Maduro logró un segundo mandato, "no contó con credibilidad democrática, ya que fue realizado "ilegalizando líderes y partidos políticos.

Asimismo, expresó su "enorme" preocupación por la "represión que está efectuando el ilegítimo régimen de Nicolás Maduro" y exigió "la plena restitución del orden constitucional".