•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Costa Rica informó este martes que da seguimiento a la situación de la periodista nicaragüense-costarricense Lucía Pineda Ubau, quien se encuentra detenida en Nicaragua y que mañana miércoles enfrentará una audiencia judicial.

"La Embajada y el Consulado General de Costa Rica en Managua se mantienen atentos sobre la situación que afronta la periodista Lucía Pineda Ubau", indica un comunicado de la Cancillería costarricense.

El Gobierno costarricense explicó que no ha recibido información de la periodista ni de sus familiares acerca de una supuesta petición para que ella sea enviada a Costa Rica, como lo han informado algunos medios.

"El Consulado no tiene información o petición oficial ni de la familia de Lucía Pineda, ni de lado de las autoridades nicaragüenses de esa supuesta petición, que, por otra parte, depende de una decisión judicial", declaró el Cónsul General, Oscar Camacho.

La Cancillería costarricense detalló que desde que la periodista fue detenida el Consulado ha remitido varias notas a las autoridades nicaragüenses para que se permita una visita de asistencia consular, pero no ha tenido respuesta.

Fotografía tomada de la cuenta de Instagram de la periodista Lucía Pineda Ubau.

El Consulado también expresó su interés de asistir a la audiencia judicial reprogramada para el miércoles.

Lucía Pineda Ubau, trabajadora del medio 100 % Noticias, demandó su libertad bajo el argumento de que no es ninguna delincuente, sino una periodista.

El eurodiputado José Inácio Faria, quien difundió el vídeo, señaló en un tuit que "libertad de prensa, no es delincuencia", y que en el caso de "la valiente periodista" Pineda Ubau su "único delito es defender (la) prensa libre, denunciar represión y atentados a derechos humanos".

Pineda Ubau y el periodista Miguel Mora, dueño y director del canal 100 % Noticias, están detenidos desde el 21 de diciembre tras el allanamiento de esa televisión.

Ambos hacen frente a cargos por "fomentar e incitar al odio y la violencia" y "provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas", según la acusación del Ministerio Público.