• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

"A través de las sanciones a Pdvsa, Estados Unidos también ha sancionado a Albanisa de Nicaragua, la empresa mixta del Gobierno con Pdvsa y fondo ilícito del régimen” nicaragüense, dijo este miércoles el Asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, en su cuenta de Twitter.

La sanción a Albanisa, según la opinión del presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Guillermo Jacoby, significa que el Departamento del Tesoro estadounidense está diciéndole a sus ciudadanos y empresas que no deben hacer negocios con ninguna empresa vinculada a esta entidad nicaragüense-venezolana.

“Si tenés una empresa que está sancionada, no podés hacer negocios con ninguna empresa de EE. UU. Por ejemplo, los bancos corresponsales están en EE. UU., ahora no podés hacer tratos con los bancos porque están allá. Si vos tenés una tarjeta de crédito corporativa, el dueño de la tarjeta es el banco, y está en EE.UU. Entonces, al final resulta que no podés hacer pagos, ni tener cuentas, ni tener tarjetas, esto significa una muerte financiera; y la muerte financiera significa que dejás de existir”, explicó Jacoby.

El presidente de APEN precisó que las empresas sancionadas, aunque resulte difícil de creer, no podrían tener siquiera cuentas en redes sociales, porque las empresas dueñas de esas aplicaciones están instaladas en EE. UU.

“Están diciendo: ‘no te vamos a permitir relación con ninguna empresa de Estados Unidos’. Dicen a sus ciudadanos que las sancionarán si hacen trabajos con las empresas Albanisa”, indicó Jacoby.

Advertencia

La legisladora Azucena Castillo expresó que “todos debemos estar preocupados por esa sanción a Pdvsa, por su relación con Albanisa, por lo que esa empresa representa en Nicaragua”.

“Llama la atención que de las subsidiarias de Pdvsa en muchos países, solo la de Nicaragua se menciona. Es una advertencia para aquellos que hagan negocio o estén contaminados; pueden tener problemas”, comentó Castillo.

“El que está en ese negocio en el país debe abrir los ojos y consultar el tema con el encargado comercial de los EE. UU. en Nicaragua, para tener claro cómo les afecta esa sanción a Pdvsa”, añadió la economista y diputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Castillo agregó que empresas estatales, como Petronic, “deberán salirse de esa sociedad (con Pdvsa) y empezar a trabajar como lo hacían antes”, y una de las preguntas en el sector empresarial es “qué pasaría si el nuevo presidente de Venezuela manda a hacer una investigación de los fondos (en Nicaragua), para saber en qué se usaron esos recursos que Venezuela regaló a tantos países”.

Su tejido

Albanisa es la entidad madre de varias empresas en Nicaragua, que hacen distintos negocios. Surgió en 2007 con el visto bueno del entonces presidente venezolano Hugo Chávez Frías y el mandatario nicaragüense Daniel Ortega Saavedra, quien ese año retornó al poder.

Albanisa es una empresa privada mixta, en la cual la nicaragüense Petronic es dueña del 49% de las acciones y la venezolana Pdvsa del 51%. Fue constituida al entrar Nicaragua en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), promovida por Chávez.

De Albanisa surgieron las empresas Alba Caruna (financiera), Alba Equipos, Alba Generación (energía), Alba Seguridad, Alba Puertos, Alba Depósitos, Alba Eólica (energía), Alba Alimentos (exportación), Alba Tecnosa y Alba Transporte, entre otras.

La operación

Nicaragua ha importado el crudo venezolano por medio de Petronic, la que ha pagado la factura a Albanisa, y esta ha transferido a PDVSA el 50% de lo facturado. El dinero restante ha pasado a Fondos Alba, para ejecutar supuestos proyectos sociales y hacer transferencias a Alba Caruna.

Alba Caruna, que antes del 2007 operó muchos años como cooperativa de crédito, se transformó en una financiera grande con el dinero del Fondo Alba procedente de la factura petrolera venezolana.

Alba Puertos ha estado a cargo de todo lo relacionado con servicios de remolque, avituallamiento y mantenimiento de barcos que arriban al puerto de Corinto procedentes de Venezuela. Se encarga también del desembarque del crudo y sus derivados.

Alba Depósitos determina en qué tanques se deposita el petróleo y luego lo despacha a Albanisa, la cual se encarga de trasladarlo para refinarlo y distribuirlo.

La empresa Alba Seguridad vigila de cerca el proceso de desembarque y su distribución, y Alba Equipos posee maquinaria pesada para construcción de obras verticales y horizontales.

Otra empresa ligada a Albanisa es Alba Transporte, la cual gestiona la donación de buses a cooperativas ligadas al partido de gobierno, el Frente Sandinista (FSLN).

Alba Generación ha estado a cargo de todo lo relacionado con la generación de energía.

Albanisa es la entidad madre de varias empresas en Nicaragua. Archivo/END

Alba Alimentos de Nicaragua (Albalinisa) compró el Hotel Seminole y dos fincas con una cantidad considerable de ganado de raza, por más de US$10 millones.

El venezolano Rafael Paniagua, quien ocupó el cargo de gerente general de Albanisa en Nicaragua, confirmó en su momento que adquirieron Televisora Nicaragüense S.A., conocida como Telenica Canal 8.

Albanisa está actualmente bajo la dirección del mayor general en retiro y exinspector general del Ejército de Nicaragua, Ramón Calderón Vindell.

En los últimos dos años bajó la cooperación monetaria y los envíos de petróleo de Venezuela a Nicaragua, en la medida que el país sudamericano entró en crisis. Datos del Banco Central de Nicaragua indican que de enero a noviembre del 2018, la importación total de petróleo, combustibles y derivados, fue de US$921.72 millones, de los cuales US$127.76 millones fueron pagados a Venezuela, un equivalente a 13.86% de la factura total nicaragüense.