• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) señaló este jueves que la crisis económica deriva del conflicto sociopolítico interno y necesita de un diálogo nacional para resolverse y no de reformas fiscales y de seguridad social como las que ha planteado el Gobierno.

"El problema frontal es (la falta) de diálogo, debemos sentarnos a dialogar, no estar haciendo reformas legales", dijo el presidente de Upanic, Michael Healy, a periodistas.

Lea: Cadin: Reformas afectan el 70% de la canasta básica

El Gobierno nicaragüense presentó el lunes ante la Asamblea Nacional una propuesta de reforma a la Ley de Concertación Tributaria que eleva el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto Selectivo al Consumo, así como las rentas de actividad económica, de capital y ganancias.

La iniciativa, que además establece reformas a la seguridad social que elevan la cuota de los trabajadores y de los empresarios y baja el monto de las pensiones, busca recaudar recursos tras la fuerte caída de la economía a causa de la crisis.

También: Cosep: Reforma es descapitalizadora

En la propuesta legislativa se mantiene la previsión del Banco Central nicaragüense de un crecimiento del 1 % del producto interno bruto (PIB) en el 2018, muy por debajo del al menos 4,5 % calculado antes de la crisis y mucho más optimista que el -4 % pronosticado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Aquí debemos estar hablando de que salgan de las cárceles los manifestantes presos, de terminar el asedio, no estar dialogando sobre un tema económico", resaltó Healy, quien además es miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que afirma sigue esperando que el gobierno regrese al diálogo nacional para resolver la crisis, que abandonó de forma unilateral en julio pasado.

De interés: Turismo recibiría tiro de gracia con reformas tributarias advierte Canatur

Sobre las reformas, en especial la tributaria, el líder agricultor afirmó que "es totalmente confiscatoria", ya que de ser aprobada y de ejecutarse, según los empresarios, podría hundir la economía de Nicaragua aún más.