• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Mientras los abogados defensores de cuatro activistas de derechos humanos pidieron una revocación de la sentencia condenatoria de 10 años y tres meses que les dictó la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de la capital, Nancy Aguirre; la Fiscalía pidió que sus condenas sean aumentadas a 15 años de encierro en la cárcel.

Las peticiones bastante opuestas fueron expuestas por los abogados defensores de Jaime Ampié Toledo, Julio Ampié Machado, Reinaldo Lira y William Picado Duarte, y por la fiscal auxiliar, Catalina Hernández Escoto ante los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua.

“Los abogados defensores pedimos a los magistrados de apelaciones que nuestros representados sean declarados no culpables sobre la base que la prueba aportada por nosotros es más fuerte que la de la Fiscalía”, explicó el abogado Julio Montenegro.

El abogado Marlon Aburto, defensor de Jaime Ampié Toledo, en sus alegatos ante los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), señaló que la Fiscalía no tiene razón de pedir que las condenas sean aumentadas hasta los 15 años.

“En la audiencia de debate de pena el fiscal Lenin Picado quien representó al Ministerio Público juicio no pidió pena por homicidio porque la persona a quien le atribuyen ese delito en la acusación no ha sido capturada”, subrayó la defensa de Jaime Ampié.

Según la sentencia, los ahora condenados, son responsables de lesiones en contra de concejales del partido de gobierno y simpatizantes sandinistas, durante el levantamiento de un tranque que se levantó en el empalme de Boaco en los meses de abril a mayo del 2018.

Al final de la audiencia Juana María Duarte Moya, madre de William Picado Duarte, pidió a los magistrados del TAM que hagan justicia a su hijo y los otros presos “porque todo los boaqueños saben que mi hijo y los otros muchachos son inocentes”.

“Pido a los magistrados (de apelaciones) que actúen con justicia; porque hay un Dios que nos va juzgar, porque a los hombres los engañamos, pero a Dios no lo engañamos”, subrayó Juana María Duarte.