• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Si la reforma a la Ley de Concertación Tributaria se aprueba tal como la presentó el Gobierno el lunes pasado, los nicaragüenses pagarán más por el pan dulce en sus diferentes modalidades (picos, tortas, etc.), explicó Juan Pablo Estrada, presidente de la Cámara de Panaderos de Managua.

Estrada entregó este jueves una carta a la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, exponiendo la necesidad de aclarar el porqué el pan dulce tradicional pagará impuestos.

Los panificadores presentaron una carta al parlamento argumentando que el pan dulce tradicional es parte de las necesidades básicas de las familias nicaragüenses. Nayira Valenzuela/END

“Lo están gravando con IVA (15%), por eso hemos hecho una carta donde pedimos que esto debe quedar exento de impuesto y exonerado, para no provocar ningún impacto en la población", expresó Estrada.

El pan simple es el único que aparece exento de impuestos en la iniciativa de ley.

“El 99% de la zona norte del país, los campesinos, el cortador de café, consumen ese pan dulce tradicional” que hasta hoy ha estado libre de impuesto, aseguró Estrada, destacando que “son las pymes las que elaboran este pan”.

La propuesta de reforma modifica el numeral 6 del artículo 127, eliminando el pan dulce tradicional de la lista de productos exentos.

La ropa usada

“Los trabajadores y la población de escasos recursos se verá afectada al gravarse con IVA bienes usados, como la ropa, vehículos y muebles”, alertó el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) al rechazar las reformas a la Ley de Concertación Tributaria.

Martha Páiz, encargada del negocio de ropa usada Pacaman, en el mercado Oriental, comenta que “aquí nosotros no cobramos IVA, pero ya implementándose eso (las reformas) si vamos a tener que hacerlo, y creo que al cliente no le va a gustar, por lo tanto vamos a tener bajas en las ventas”.

Una pieza de vestir usada, que tiene un costo de C$50 en Pacaman, subiría a C$57.5 si le aplicaran el 15% del impuesto al valor agregado (IVA).

En Pacaman del Oriental trabajaban 13 personas actualmente. Había 21 empleados antes del 18 de abril, cuando empezaron las protestas ciudadanas que derivaron en una crisis por la represión gubernamental.

“Cuando inició la crisis, nos quedamos cinco, porque no se vendía nada y no podíamos mantener el costo de la planilla, ni el del local”, relató Páiz.

Para Diana Zepeda, dueña del pequeño negocio Boutique Mega Génesis, en Ciudad Jardín, viene una situación muy difícil en las ventas de ropa usada. Hace seis años fundó este negocio con el dinero que obtuvo de su liquidación al quedar sin empleo formal.

“El problema es que las pacas que nosotras compramos también han subido, porque el dólar se disparó. A cada paca me le subieron C$300 el pasado sábado”, comentó la comerciante.

Una pieza de vestir usada, que tiene un costo de C$50 en Pacaman, subiría a C$57.5. Bismarck Picado/END

También, las importadoras de pacas están pagando más en trámites de aduana. “Dicen ellos que los contenedores se les pegan demasiado y por eso les subieron”, afirmó.

Kevin García, vendedor del Almacén de Pacas USA, afirmó que en esta semana subió el precio de las pacas de ropa usada, y considera que al aplicárseles el IVA subirán más. En esta tienda han reducido el personal de 10 a seis trabajadores.