• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Bukele, el nuevo presidente electo este domingo en El Salvador, ha puesto fin a 30 años de un sistema tradicional bipartidista en esa nación centroamericana, en el que se alternaban el gobierno la ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Este último ha gobernado en ese país los últimos 10 años.

Estados Unidos ofrece ayuda a Bukele para transición de Gobierno salvadoreño

Su ascenso al poder representaría no solo el inicio de una nueva manera de administrar la política interna en El Salvador, sino también cambios en la línea con la que se regirán las relaciones diplomáticas de esa nación.

Bukele ya ha dado luces sobre la postura que mantendrá contra países como Nicaragua, Venezuela y Honduras, los cuales habían contado con el respaldo del todavía presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén.

“Dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no representan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador, de derecha o de izquierda”, tuiteó Bukele el 23 de enero pasado.

SOBRE FUNES

Otro de los planteamientos de Bukele que involucra a Nicaragua fue hecho público en febrero de 2018, cuando manifestó que enviaría al presidente Daniel Ortega una solicitud para que cancele el asilo político otorgado al expresidente Mauricio Funes, acusado de cometer actos de corrupción en El Salvador durante su mandatado entre 2009 y 2014.

el expresidente de El Salvador, Mauricio Funes / Archivo “Necesitamos tiempo para que el presidente Daniel Ortega reciba una carta de este servidor pidiéndole que le quite el asilo político al señor Funes Cartagena”, dijo en su momento Bukele.

Funes quien permanece en Nicaragua desde septiembre del año 2016, es investigado por la Fiscalía salvadoreña por peculado, malversación de fondos y tráfico de influencias durante su mandato.

Además, la Cámara Segunda de lo Civil declaró culpable al exmandatario de enriquecimiento ilícito, ya que no pudo justificar $206,655.55 de su declaración patrimonial.

Precisamente sobre el triunfo de Bukele, Funes ha planteado a través de su cuenta de Twitter la mañana de este lunes: “Felicito a Nayib no porque crea o apoye su proyecto, sino porque todo vencedor merece ser felicitado. Además, mi verdadero adversario es la derecha oligárquica a la que enfrenté como gobierno y continúo enfrentando. Me doy por satisfecho con que la oligarquía no volverá al poder”.

El triunfo de Bukele ha comenzado a ser reconocido este lunes por distintos mandatarios de América Latina, entre ellos Evo Morales, de Bolivia; Jimmy Morales, de Guatemala; Juan Orlando Hernández, de Honduras; Carlos Alvarado, de Costa Rica, e inclusive el presidente “interino” de Venezuela, Juan Guaidó y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Nayib Bukele y su esposa Gabriela de Bukele / EFeBukele, empresario de publicidad de 37 años, logro el triunfo como candidato de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y asumirá la presidencia de El Salvador el 1 de junio próximo.

Bukele comenzó su carrera política como militante del FMLN, que lo llevó a gobernar como alcalde del pequeño municipio de Nuevo Cuscatlán (2012-2015) y la capital, San Salvador entre 2015-2018, sin embargo, debido a discrepancias internas fue expulsado en 2017.