•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La medidas cautelares que las Comision Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ortorgó para Ruth Matute, la manifestante originaria de Monimbó que fue operada del corazón a principios de enero, deben cumplirse y por ende el gobierno tiene que cambiar las medidas de prisión preventiva que tiene la rea, aseguró su abogada, Rosario Flores.

Este lunes la CIHD decidió beneficiar a Matute con medidas cautelares, luego que el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) lo solicitara, como lo indican en su página web.

Flores afirmó que el Estado de Nicaragua ya fue notificado de las medidas y que deben de dar un informe sobre las condiciones en que fue trasladada Ruth Matute. “Se debe tutelar el derecho a la salud”, subrayó.

La abogada precisó que de forma urgente debe de cambiársele la medida de prisión preventiva que tiene la mujer de 28 años.

“En síntesis, ella no debe de regresar a la cárcel, sino a su casa con cuidados y enfrentar el proceso en libertad con otro  tipo de medidas, de lo contrario, Matute puede ver agravada su condición de salud”, aseveró.

Flores espera que en el resto de la semana, al menos por una vez, el gobierno acate las medidas cautelares que entrega la CIDH para los ciudadanos.

La abogada ha introducido recursos ante la juez Karen Chavarría, quien lleva el caso de Matute, sin embargo, no pudo conseguir que ésta le cambiara las medidas cautelares a su defendida.

Al contrario, Chavarría se desligó del caso y dejó en manos de un juez de juicio el caso de Matute. La mujer de Monimbó hasta el día de ayer continuaba internada en el hospital de la Policía.  

Cejil: en condición grave

Paola Limón, Coordinadora Jurídica de CEJIL para Centroamérica y México, aseguró que  las medidas otorgadas por la CIDH confirman que Ruth se encuentra "en una grave situación, que su vida, salud e integridad física están en riesgo de sufrir daños irreparables y que el Estado nicaragüense debe reaccionar de manera inmediata y brindar todos los cuidados especializados que correspondan, para permitir que su cuadro médico se estabilice. Igualmente, dado su delicado estado de salud, se esperaría que la autoridad judicial resuelva otorgarle una medida alternativa a la prisión preventiva”.

La página web del Cejil indica que debido a la necesidad de que cuente con una atención adecuada frente a su delicada condición médica, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares en favor de Ruth Matute Valdivia, quien se encuentra privada de libertad desde el siete de octubre de 2018.

"El Cejil fue una de las organizaciones solicitantes de las medidas de protección y destaca la urgencia con que debe actuar el Estado para revertir cualquier riesgo que pueda afectar a Ruth", precisa la nota.

La organización de derechos humanos además indica que desde que estalló la crisis sociopolítica y de derechos humanos en Nicaragua, el 18 de abril de 2018, más de 600 personas –entre ellas Ruth– han sido privadas de libertad por motivos políticos, por ejercer su derecho a la protesta social y a defender los derechos humanos y el Estado de derecho.