• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los graves efectos económicos de la crisis social del país, obligará a más nicaragüenses abandonar el país, motivados no solo por la percepción de inseguridad ciudadana, sino también, por el desempleo, revela el Informe de Coyuntura 2018 “Nicaragua en crisis política y socioeconómica” de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

El centro de pensamiento estima que este año los efectos económicos en el país serán “tan graves”, que los nicaragüenses tomarán la decisión de migrar porque “no van a encontrar trabajo”.

Los cambios de esa dinámica migratoria afectarán el mercado laboral nicaragüense, porque usualmente quienes migran son los “mejores recursos” entre las población económicamente activa.

Desde el inicio de la crisis, más de 60,000 nicaragüenses han migrado de Nicaragua, empujados por el deterioro económico del país (60.3%) y la inseguridad ciudadana (29.18%).

En los últimos meses al menos 52,000 nicaragüenses se refugiaron en Costa Rica y otros 5,000 en Estados Unidos, según el reciente "Informe de Coyuntura" 2018, dado a conocer por Funides.

Otros destinos relevantes que han elegido los migrantes nicaragüenses han sido Panamá y España.

Hasta octubre de 2018, según datos de CID-Gallup, incluidos en el informe de Funides, el 20.8% de los nicaragüenses tenía al menos un miembro de su familia que ha migrado desde el inicio de la crisis de abril 2018.

Costa Rica

Junio (3,344), julio (5,279) y agosto (4,055) fueron los meses en que Costa Rica recibió el mayor número de solicitudes de refugio por parte de nicaragüenses.

La mayoría de los migrantes son jóvenes universitarios, campesinos y defensores de derechos humanos que decidieron salir del país por estar en una “situación de riesgo mayor”.

Al éxodo de nicaragüenses también se suman líderes de movimientos sociales y campesinos, médicos, periodistas, exmilitares, expolicías, así como personas que han contribuido y apoyado a estas personas a través de la provisión de recursos.

Ante el nuevo panorama de la falta de empleo, el 41.2% de las personas sigue teniendo Costa Rica como uno de los principales destinos para migrar, seguido de Panamá (24.2%), Estados Unidos (13.1%) y España (11.5%).

Históricamente, el deterioro del mercado laboral en el país ha obligado a los nicaragüenses a migrar con el claro interés de mejorar las condiciones de vida de su familia.

En los últimos años, Costa Rica y Estados Unidos también fueron los países que el 10% de la población nicaragüense escogió como destino en busca de trabajo, y la hipótesis se refuerza con el aumento de los flujos de remesas en la última década.

Sin derecho a manifestarse

El informe señala también que la respuesta represiva del Estado hacia las manifestaciones, que entre mayo y junio del 2018 alcanzó un pico máximo de 776 actividades en el país, provocó que a partir de octubre las protestas se redujeran a niveles inferiores nunca antes vistos desde 2016.

Según el Funides, las manifestaciones en contra del Gobierno fueron incrementando paulatinamente de 197 en abril a 776 en junio de ese mismo año, pero posteriormente fueron reduciéndose hasta registrarse únicamente nueve en octubre 2018.

Las últimas disposiciones emitidas por la Policía Nacional, institución encargada de disolver las manifestaciones de la población, provocó en parte este fenómeno.

En el 2017, se registraron entre 13 y 26 manifestaciones en el país, lo que indica que la sociedad enfrentó serias limitaciones para ejercer sus derechos.

Mientras tanto, entre enero y diciembre de 2016 la población se manifestó en 29 ocasiones como máximo, según datos proporcionados por Funides.

La violencia registrada durante las manifestaciones dejó un saldo de al menos 325 personas fallecidas, más de 2,000 heridos y 550 personas detenidas y enjuiciadas.

Respeto a derechos

El 41% de la población, según datos reflejados en el informe, afirma que la falta de libertades civiles en el país fue el detonante de la crisis el año pasado.

Solo el 20% considera que la principal causa son las manifestaciones en contra del Gobierno y un 16% cree que es debido a la violencia de grupos armados en general.

Dos años antes de estos acontecimientos, el 53% de los nicaragüenses optaba por un país donde se respetaran todos sus derechos y libertades civiles, mientras que el 47% prefería gozar de orden y estabilidad, principalmente económica.

Esta proporción en 2016 era diferente, pues únicamente el 30% de la población prefería vivir en un país donde se respetaran todos sus derechos y libertades civiles.

Datos recientes de firma encuestadora CID-Gallup, que recoge Funides, señala que desde 2018, el 63% de la población exige garantías civiles para poder expresarse.