• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El expresidente salvadoreño, Mauricio Funes, quien se encuentra asilado en Nicaragua, arremetió contra el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele y manifestó no está en sus manos extraditarlo a este país, para enfrentar a la justicia.

“Me tiene sin cuidado la posición de Nayib y su próximo Gobierno sobre mi asilo en Nicaragua”, escribió el expresidente Funes en su cuenta de Twitter.

El exmandatario, quien gobernó en El Salvador en el período 2009-2014 representando al partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), aduce que el único que puede decidir su extradición es el presidente Daniel Ortega y tacha de “ignorantes” al nuevo Gobierno salvadoreño que será dirigido por Nayib Bukele.

“Es de ignorantes creer que una extradición la decide el Estado que la pide. Esa es una decisión soberana del gobierno que concede el asilo. Es Ortega y no Nayib el que debe decidir”, señaló Funes desde su red social.

Períodico con la foto de Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador En febrero del año pasado Bukele manifestó que enviaría al presidente Daniel Ortega una solicitud para que cancele el asilo político otorgado en septiembre de 2016 al expresidente Funes.

“Necesitamos tiempo para que el presidente Daniel Ortega reciba una carta de este servidor pidiéndole que le quite el asilo político al señor Funes Cartagena”, dijo en su momento Bukele.

El pasado lunes una corte de El Salvador solicitó a la Interpol que emita una difusión roja con el fin de capturar a Funes, para que comparezca en un proceso penal en el que se le señala de pagar sobornos al exfiscal Luis Martínez.

El órgano judicial informó de que el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador, a petición de la Fiscalía General de la República (FGR), notificó a la oficina de Interpol en El Salvador para que esta "realice los trámites correspondientes (emita la difusión) a los 190 países miembros".

Funes también es señalado de delitos como peculado, lavado de dinero y activos. Cabe mencionar que, mientras se desarrollaba el juicio civil en su contra por enriquecimiento ilícito, el exmandatario decidió dejar su país y buscar asilo en Nicaragua, en ese entonces no había orden de captura en su contra.