•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante cuatro días, el parlamentario europeo José Inácio Faria pudo palpar distintos matices de la realidad política de una Nicaragua en crisis desde abril de 2018, que ha dejado más de 300 muertos, miles de exiliados y más de 600 detenidos por haberse manifestado contra el Gobierno.

 Diputado belga hará esfuerzos por liberar a Amaya Coppens

A su juicio, lo que ocurre en Nicaragua está alejado de una democracia. “No es posible que un país soberano tenga presos políticos, eso no es una democracia”, dice Faria en esta entrevista con El Nuevo Diario.

¿Cuál es su valoración de Nicaragua, con la que se quedó luego de concluir su visita?

Creo que esta visita de los parlamentarios europeos a vuestro país fue importante. Fue muy importante, no solo para los nicaragüenses, sino también para nosotros los europeos, porque hemos visto la realidad que existe en Nicaragua. Hemos visto las condiciones en que viven las personas, la falta de libertad de expresión, hemos podido tener la posibilidad de estar con presos políticos en las cárceles.

José Inácio Faria es diputado en el parlamento europeo por el partido Da Terra, de Portugal.

También hemos estado con el presidente (Daniel) Ortega, hemos hablado con el oficialismo, hemos hablado con las ONG, hemos hablado con muchas personas, los partidos de oposición también.

La impresión que tenemos de Nicaragua es que es un país con una gran potencialidad de desarrollo, pero que están ligados a una situación de bloqueo por parte de las autoridades del régimen del señor Ortega, con todos los atropellos que hay por parte de la Policía, los atropellos a la libertad de expresión, a la libertad de prensa.

 Diputado belga anuncia que luchará por libertad de Amaya Coppens en Nicaragua

No es posible que un país soberano tenga presos políticos, eso no es una democracia, eso es una cosa totalmente opuesta a lo que nosotros esperaríamos que la moderna Nicaragua fuera. Por eso hemos venido (a Europa) con una muy mala impresión del oficialismo y una muy buena impresión del pueblo de Nicaragua.

¿Pudieron reunirse con otros funcionarios, además del presidente Ortega?

Sí, también con el procurador de derechos humanos, que yo no sé qué quiere decir esto, porque el señor es todo, menos defensor, es un cargo muy extraño para nosotros porque la persona que lo ocupa no tiene nada que ver con los derechos humanos. 

¿Qué les dijeron a ustedes?

Nos han presentado una tesis de que hubo un golpe de Estado. El peligro es que utilizan ese pretexto de "que hubo" para hacer todo lo que les da la gana: cortar los derechos fundamentales de las personas porque hubo una intentona contra el Gobierno. Todo será permitido, como si todos los nicaragüenses fueran personas criminales.

El lunes, 28 de enero, el subprocurador de derechos humanos, Adolfo Jarquín Ortel, emitió una declaración sobre la visita de ustedes y dijo que habían venido con un preguion.

Le pido perdón, pero yo no sigo opiniones de nadie. Mire, yo estoy en el Partido Popular Europeo, yo estoy integrado en este grupo, yo sigo mi conciencia. Y en las votaciones, si entiendo que tengo que ir contra mi grupo, lo hago.

 Eurodiputados insisten que se inicie un proceso de diálogo en Nicaragua

Es mi conciencia. Nosotros fuimos a Nicaragua porque pedimos al Gobierno ir a ver la realidad, si de hecho era como lo decían o no. Ahí (en la misión de eurodiputados) estaban representados todos los grupos políticos del Parlamento Europeo, de la extrema izquierda a la extrema derecha, pasando por gente como yo, que soy moderado, que estoy al centro; todos los grupos políticos de izquierda a derecha han sido duros, consensuales en decir que el sistema (nicaragüense) no es democrático.

Todos nosotros hemos visto las condiciones de las cárceles, las condiciones en que están los presos de conciencia, eso no es admisible; entonces, cómo puede decir el señor procurador de derechos humanos, que como le dije es todo menos eso, que nosotros teníamos una agenda previa o fuimos con predisposición a Nicaragua.

 ​​“Espero que haya una flexibilización en el tema carcelario”

Eso es falso. Es que la evidencia es esta, no hay cómo mentir, nosotros no ganamos nada, ni perdemos nada en decir la verdad. Yo no tengo ningún interés directo en Nicaragua, excepto uno: que el pueblo pueda vivir libremente, como lo hago en relación con Venezuela, como lo hago en relación con Cuba, como lo hago en relación con Irán, a muchos otros sitios, en los que yo estoy luchando para que haya democracia y respeto por los derechos humanos. Nicaragua también es uno de esos países donde yo quiero que las cosas se cambien para mejor.

¿Qué está haciendo la procuraduría de derechos humanos?

Fue una vergüenza. Cuando fuimos a hablar con ellos nos  recibieron con un video para probar que hubo un golpe de Estado o una tentativa de golpe de Estado; pero es que la Fiscalía, el procurador de derechos humanos, el supremo tribunal no tienen que hacer propaganda política.

Esa no es su función, no hay separación de poderes en Nicaragua, es todo lo mismo, es muy confuso, muy complicado. La propaganda política no es función del señor procurador de Derechos Humanos.

¿Qué impresión le quedó sobre el presidente Ortega?

El señor Ortega fue importante para Nicaragua hace muchos años. Pero, de verdad, no sé si sabe lo que está haciendo porque su discurso fue muy desconectado con la realidad. Su discurso no fue coherente, no sé si tiene algún problema de salud o no; pero es que, mire, me ha dado pena ver a una persona hablando de la forma como él ha hablado. Es que su discurso está desfasado de la realidad totalmente; es lo que hemos visto.

 Eurodiputada conmovida por presas que renuncian a sus hijos

Estuvimos 30 minutos con el mandatario, le digo que fue una reunión sui géneris, una reunión surreal para mí. Pasa como en Venezuela, se apunta a un factor externo para escamotear, para clarear las cuestiones internas, o sea, el problema viene del exterior, no del interior.

Los eurodiputados con la periodista Lucía Pineda, en El Chipote.

Creo que el señor Ortega ha pasado durante los 30 minutos diciendo que el problema fue originado por los "gringos", por los "yanquis", por los "americanos" y todos sabemos que, bueno, las cosas son internas. Yo veo una cuestión de represión al pueblo. ¿Cómo es posible que en un país como Nicaragua no se pueda andar con una bandera nacional o cantar el Himno Nacional? ¿Cómo es posible?

¿Cuáles serían las próximas medidas de la Unión Europea?

Estamos preparando un informe para presentarlo al Parlamento Europeo. Yo, personalmente, estoy a favor de aplicar sanciones, pero sanciones individuales a los elementos del oficialismo, a quien esté haciendo la represión; no sanciones al pueblo, eso nunca. Algo similar he pedido en relación con Venezuela y no al pueblo venezolano que está también sufriendo mucho.

Entonces, las sanciones serían al oficialismo. Pero, vamos a ver qué es lo que el Parlamento Europeo hará próximamente; como sabe, hemos debatido el problema de Venezuela, votamos una resolución sobre el tema y creo que la semana plenaria de febrero vamos a tener algo sobre Nicaragua también.

¿Qué tipo de sanciones podrían aplicarse?

Hay muchos nicaragüenses del régimen que tienen cuentas en Europa, tienen inmobiliario en países como Inglaterra y por ahí; eso sería todo bloqueado, la imposibilidad de desplazarse (por Europa) también.

 Eurodiputado denuncia "condiciones inhumanas” de Miguel Mora y Lucía Pineda en El Chipote

Como sabe, está la Nica Act, quizás una cosa semejante, pero circunscrita a los oficiales del régimen; tendremos que ver más en concreto, pero lo que le quiero decir es que nosotros no aceptamos nada más, nada menos que los presos políticos tienen que ser liberados, eso es fundamental para que las relaciones entre Europa y Nicaragua sean normalizadas.

El señor Ortega tiene que entender eso. Que cree las condiciones para elecciones, que no haya más represión sobre el pueblo de Nicaragua, que no haya más represión sobre los periodistas, esas son las condiciones fundamentales para que haya la posibilidad de reanudar los contactos, todo lo que hay entre nosotros y Nicaragua.

¿Cuantos funcionarios tienen propiedades, cuentas bancarias o algo que pueda ser sancionado en Europa?

Eso no lo sé, pero que hay algunos, sí, como suele pasar en toda dictadura; hay siempre gente que saca el dinero del pueblo y lo coloca en otra parte. Algo similar ha pasado en Venezuela.

 Eurodiputados confirmaron la condición de las presas

Usted sabe, mucho dinero se ha ido a Nicaragua y se ha creado un banco que es Bancorp y de ahí ha de haber salido para otros bancos en Europa y otros países. Entonces, ese dinero es producto de la represión y es dinero del pueblo, tendrá que saberse dónde está, en qué bancos y que se suspenda la posibilidad de utilizarlo.

¿Lo de Bancorp lo tienen documentado o hay alguna pista que les indique que pudo haber sido utilizado para ese fin?

Mire, no quiero especular, pero como sabe, nosotros tenemos nuestros servicios de control; el sector bancario también está controlado porque tiene reglas, tiene que dar informes cuando sean solicitados sobre actividades criminales, sobre blanqueamiento de capitales, todo eso. Por ese motivo, no será difícil saber de exactamente cuánto hay y a quién pertenece.

Menciona que en febrero se aborda el tema de Nicaragua en el parlamento europeo. ¿cuándo está prevista la próxima sesión?

La semana plenaria de febrero es del 11 al 14, pero también estamos evaluando qué ocurre en Nicaragua. Si la situación mejora o no, porque la última cosa que nosotros queremos es crear más problemas de los que ya hay.

 CIDH, anuente a volver a Nicaragua

Si la situación mejora, como por ejemplo, los presos políticos son liberados, no hay acoso o no hay persecuciones a las personas que han estado con nosotros y que se sienta que no hay represión contra los ciudadanos, ahí las cosas cambian. Tendrá que haber una buena voluntad de parte del señor Ortega y la estructura de su gobierno, eso es lo primero, esas cosas son fundamentales para que den la idea de que tiene voluntad de colaborar.

Parte de la delegación de eurodiputados durante la conferencia de prensa sobre sus valoraciones de la crisis en Nicaragua.

Eso pasa obviamente por reanudar el diálogo nacional con todas las partes interesadas, no solo la sociedad civil, sino también la Iglesia, los partidos políticos opositores, toda la gente.

Si el señor Ortega no hace eso, tendrá problemas con la inversión que nosotros estamos preparando hacer en Nicaragua a través de los acuerdos bilaterales; todo continuaría normal, pero primero tiene que probar que está interesado en no atemorizar a su pueblo, si lo hace muy bien, si no lo hace; entonces, iremos a medidas más drásticas de nuestra parte. Esas medidas, sabe que son las diplomáticas y las económicas.

¿Con quiénes más se reunieron en Nicaragua?

Tuvimos reuniones con el nuncio (Stanislaw Waldemar Sommertag) y con la UCA. Como universidad nos ha parecido imparcial, su función es enseñar, eso es lo que les interesa, no son políticos, pero no pueden ver que estén matando a sus estudiantes frente a la universidad, o ver a quién sea, eso no es permisible.

 Adolescente opositor prefiere cárcel a declararse culpable

El nuncio nos ha dicho que tanto él como la Iglesia están abiertos a continuar las negociaciones en el diálogo, están interesados en ello porque es la única solución. Entonces, están muy esperanzados que haya de parte del señor Ortega un cambio de posición.

¿Planteó la oposición también la posibilidad de que ustedes fuesen parte de ese diálogo como garantes?

Nosotros somos extranjeros, el diálogo debe ser de partes de Nicaragua, si hay necesidad de todas las partes nicaragüenses que consideran que sería bueno tener un aporte, por ejemplo de la Unión Europea, para ayudar, pues bueno yo no lo vería mal, pero siempre que surja desde la voluntad de los nicaragüenses.

Si quieren ayuda de nosotros, de las ONG de derechos humanos que han sido alejadas de Nicaragua, que las llamen de vuelta a Nicaragua; eso es importante y que haga parte también para que puedan apoyar el diálogo, pero eso tiene que ser entre los nicaragüenses.

Pudieron platicar con personas detenidas, entre ellos los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda ¿qué percepción les han causado?

Tengo mucho respeto por el periodismo que está sufriendo represión. Miguel Mora y Lucía Pineda son grandes periodistas. Hombres y mujeres así son con los que se hacen las grandes naciones.

 Denunciarán internacionalmente a jueces por falta de transparencia

Mora tenía 35 días sin ver la luz del sol, totalmente aislado y aún así tenía fuerza para gritar, para decir ¡Viva Nicaragua! A mí me ha causado una impresión tan fuerte, que ahí mismo se ha generado una amistad; he sentido un orgullo tan grande porque estaba delante de dos personas que son muy grandes nicaragüenses y creo que solo por haberlos visto a los dos, el viaje que hemos hecho a Nicaragua ha valido.