•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua expresó este miércoles su confianza en que el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, se solidarizará "con el pueblo nicaragüense en su lucha por la libertad, la justicia y la democracia".

"Confiamos que sus pasadas expresiones sobre la situación de Nicaragua (...)  se exprese en acciones concretas de solidaridad con el pueblo nicaragüense en su lucha por la libertad, la justicia y la democracia", señaló esa alianza, que agrupa a sectores estudiantiles, campesinos, empresariales y civiles de Nicaragua.

Bukele publicó recién en su cuenta de Twitter que "dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua, y Juan Orlando en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos".

"Dictador es dictador. De derecha o de izquierda", sentenció el exalcalde de la capital salvadoreña y quien en 2017 fue expulsado del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), aliado del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el poder en Nicaragua desde 2007.

El Gobierno de Ortega felicitó el lunes pasado a Bukele, y además de desear éxitos en su gestión, hizo votos "que nuestra Centroamérica querida se fortaleza en unidad de nuestros pueblos por el bien común".

En su misiva, la Alianza Cívica también felicitó a Bukele "por su rotundo éxito en las pasadas elecciones" salvadoreñas.

"Hacemos extensivas las felicitaciones al hermano pueblo salvadoreño por la fiesta cívica y democrática en la que se desarrollaron los pasados comicios", según el documento.

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele junto a su esposa. / EFEA juicio de esa coalición nicaragüense, "la elección del pueblo salvadoreño por una opción política joven, apartada de las paralelas tradicionales da muestra de la posibilidad de construir propuestas nuevas".

El triunfo de Bukele, de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con algo más del 53 por ciento de los votos, rompió el bipartidismo que mantenían el oficialista rabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que vieron caer su popularidad alarmantemente.