•  |
  •  |
  • Edición Web

Durante la conmemoración de los 103 años del fallecimiento del poeta nicaragüense Rubén Darío, realizada en las afueras de la Embajada de Nicaragua en Madrid, España, un grupo de ciudadanos protestó en repudio a la presencia del embajador, Carlos Midence, por considerar que “manoseaba los símbolos nicaragüenses con las manos manchadas de sangre”.

El grupo de exiliados nicaragüenses y las feministas de Madrid por Nicaragua, señalaron a Midence y a la ministra consejera, Milagros Urbina, de apañar y ser parte de la represión gubernamental en Nicaragua durante los últimos 9 meses de crisis sociopolítica.

Los participantes de la protesta gritaron a las autoridades consulares de Nicaragua que deberían de tener “vergüenza” y les señalaron de no tener ética, moral y humanismo.

Asimismo, los tacharon de “asesinos”, recordándoles los más de 300 nicaragüenses que murieron durante la crisis sociopolítica.

Ante la persistencia de los reclamos de los manifestantes, el embajador Midence se retiró del lugar, no sin antes llamar, según el testimonio de los nicaragüenses, a la Policía española, aduciendo que las feministas saboteaban y agredían en sus actividades.

Sin embargo, los manifestantes no se dejaron intimidar por la presencia policial y explicaron sus razones para protestar.

“No he faltado a nadie, como vinieron a decir a la Policía las autoridades de la Embajada de Nicaragua. La Policía española ha corroborado que no es verdad que estemos agrediendo a nadie, lo que pasa es que ellos quieren seguir vendiendo sus mentiras de que en Nicaragua todo está normal, cuando no es cierto, porque hay muchos perseguidos, apresados y asesinados”, dijo una de las feministas.

Los nicaragüenses portaban la bandera de Nicaragua, fotografías de los manifestantes apresados y elevaron consignas como: “Esta Embajada no me representa”, “libertad para los presos” y “justicia, justicia, justicia para los asesinados”. Además, colocaron ofrendas florales de color azul y blanco encima de la glorieta de Rubén Darío.

Tras la crisis desatada en Nicaragua, nicaragüenses exiliados en numerosos países han realizado protestas contra el gobierno nicaragüense por la represión y la eliminación de los espacios de libertad.