•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), representa la misión en terreno más larga desplegada en la historia de este organismo.

En su balance de resultados en 2018 de los mecanismos especiales de seguimiento de recomendaciones, presentado el viernes, este organismo destacó la labor realizada en Nicaragua, que en el contexto de las protestas sociales y denuncias de violación a derechos humanos, en 2018, realizó 6 visitas técnicas y 4 visitas de trabajo.

Las investigaciones y todo el proceso profesional operativo finalizaron cuando el 19 de diciembre del año pasado, el Estado de Nicaragua informó la decisión de suspender temporalmente la presencia del MESENI en el país y de las visitas de la CIDH a Nicaragua.

El relator de la CIDH, Joel Hernández, recordó que “la posición de las autoridades nicaragüenses al permitir la visita de la Comisión y facilitar la instalación y funcionamiento del MESENI había resultado muy positiva.
“Por ello, nosotros estamos en la mejor disposición de dialogar con el Estado de Nicaragua, a fin de retomar las actividades de la CIDH en el país. La apertura al escrutinio internacional es una condición favorable para la garantía de cualquier democracia”, indica Hernández.

El  informe señala que el 24 de junio de 2018, la CIDH instaló en Managua el MESENI.

"Durante seis meses, la instalación in situ del mecanismo permitió mantener informada a la comunidad internacional sobre los desenvolvimientos de la crisis de derechos humanos que se registró en ese país a partir del 18 de abril y, sobretodo, acompañar a las y los nicaragüenses en el contexto de la grave crisis de derechos humanos y el acelerado deterioro del Estado de Derecho", indica el documento.

Tras las misiones en Nicaragua, el MESENI da seguimiento al cumplimiento de las 67 medidas cautelares otorgadas durante 2018 para las personas con grave riesgo a sus vidas o integridad física en este contexto.

Antonia Urrejola y Paolo Abrao, miembros de la Comisión Interamericana de los Derechos HUmanos (CIDH).También brinda seguimiento a las recomendaciones realizadas por la CIDH tanto en las Observaciones Preliminares como en el Informe Final de su visita al país celebrada del 17 al 21 de mayo de 2018.

Durante su estancia en terreno, el Mecanismo registró de primera mano la grave situación de derechos humanos en el país y realizó una rigurosa labor técnica de consolidación de datos registrados y publicados por la CIDH, los cuales también han sido fundamentales para el seguimiento de la crisis en Nicaragua por parte de los órganos políticos de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

A partir del trabajo del MESENI, la CIDH reportó la situación del país en 28 comunicados de prensa publicados y cuatro informes rendidos ante el Consejo Permanente de la OEA.

“La Comisión Interamericana fue el primer organismo en llegar a Nicaragua y colocar en la agenda pública la grave represión estatal a las protestas sociales. Crear el MESENI y trabajar desde el terreno permitió mantener todo este tiempo la atención internacional en el país”, manifestó la Comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua.

“La instalación del MESENI para acompañar el Diálogo Nacional, en primera instancia, tenerlo funcionando en el país y ahora en nuestra sede, es una respuesta de la CIDH al clamor y a las exigencias de la sociedad nicaragüense. A todos ellos quiero reiterar que no están solos y que seguimos con nuestro trabajo de manera intensa”, anunció la relatora Urrejola.

La doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), valoró la importancia de la CIDH ya que con sus informes presentados ante el Consejo Permanente de la OEA, se puso en agenda internacional las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

"Este nuevo mecanismo (el Meseni) significó un salto de calidad de su trabajo. Estuvieron además de Nicaragua, en México, República Dominicana y otros países por casos puntuales. Fueron más dinámicos saliendo de la burocracia y comprobaron in situ la grave situación de violación a los derechos humanos en nuestro país", dijo la doctora Núñez.

Miembros de la CIDH intentaron entrar a los juicios de algunos manifestantes durante su estadía en Nicaragua, pero les fue impedido su ingreso. Archivo/ END

La presidenta del Cenidh indicó que también la labor de las organizaciones de derechos humanos de Nicaragua se ven reflejados, ya que hubo colaboración entre ambas instancias.

Núñez considera que con la expulsión del país de la CIDH y el despojo de la personería al Cenidh, el gobierno incluso violenta “el derecho a defender derechos”, sin embargo, afirma que continúan con su labor.
“Ayer enviamos un informe sobre la golpiza a las privadas de libertad, sobre la situación de los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora, entre otros. Continuamos nuestra labor y también somos un puente de comunicación entre ellos y las víctimas", dijo Núñez.