•  |
  •  |
  • Edición Web

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua es vista con preocupación a nivel internacional por los actos de represión que ejerce el gobierno contra la población. Esa es la apreciación que tiene James Aparicio, director del diario Metro Libre, de Panamá.

En declaraciones a El Nuevo Diario, Aparicio afirmó que el Gobierno de Nicaragua “cada día es más duro, más brutal, más ciego y más antidemocrático”.

Aparicio, quien cubrió la guerra civil en Nicaragua en la década de 1980 y desde hace nueve años es director de este periódico, dijo que para los panameños, especialmente para los periodistas, la situación que vive Nicaragua es triste, sobre todo porque muchos conocen la historia y ven el reflejo de la dictadura somocista.

Añadió que para muchos panameños está presente que el expresidente Omar Torrijos respaldó al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido en el poder en Nicaragua.

“Hoy quienes gobiernan Nicaragua están haciendo lo mismo que ocurría en la época de Somoza y cuidado con mayor brutalidad”, expresó el comunicador.

Aparicio afirmó que el Gobierno de Nicaragua “cada día es más duro, más brutal, más ciego y más antidemocrático”. / Foto: Lester Arcia

Aparicio mostró preocupación por el encarcelamiento de periodistas y ciudadanos que participaron en protestas cívicas, sumado a la cantidad de nicas que han buscado exilio.

El director del diario panameño dijo que lo peor que le puede ocurrir a un pueblo es volver a las armas, a la guerra o a la violencia, que trae consigo muertes indiscriminadas.

Hizo un llamado a que las fuerzas democráticas se articulen dentro y fuera del país para que exista una presión internacional, “así como ocurrió cuando Violeta Barrios de Chamorro ganó y el Frente Sandinista reconoció su derrota”.

Afirmó que si se da otro proceso similar, todos aquellos que están involucrados en crímenes de lesa humanidad y robos al Estado nicaragüense, deberán enfrentar la justicia.

Manifestó que “Nicaragua tendrá que realizar elecciones tarde o temprano con el temor de un fraude” y que para ello el país tendrá que ver cuál fue la experiencia de Venezuela, para que no ocurra lo mismo y las fuerzas democráticas pueden enrumbar a Nicaragua, aunque se corran riesgos.

Se refirió también a la limitación de la libertad de expresión y de prensa, afirmando que “por más censura y controles que existan, las redes sociales se están convirtiendo en un medio paralelo para difundir historias y para decir la verdad; hay que acomodarse a esas realidades”.

Panamá a elecciones

Al hablar de renovaciones gubernamentales, cambios para sistemas políticos y haciendo semejanzas del gobierno nicaragüense con el de Panamá, Aparicio señaló que después de la visita del papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud, el país se verá expuesto a un proceso electoral en el cual siete candidatos participarán en la contienda.

“El panameño está a la expectativa frente al desgaste natural de un gobierno, frente a los problemas propios de un país, en teoría próspero, pero con limitaciones”, aseveró Aparicio.

La contienda electoral en Panamá será el próximo 30 de mayo.

En medio de los preparativos para la JMJ 2019, gran parte de la mitad del año 2018 se ocupó para los movimientos de los partidos políticos, de cara a las elecciones.

Aparicio mostró preocupación por el encarcelamiento de periodistas y ciudadanos que participaron en protestas cívicas, sumado a la cantidad de nicas que han buscado exilio. / Foto: Lester Arcia

Al igual que los nicaragüenses cuando hay procesos electorales, la gente en Panamá “demanda empleos con salarios permanentes que sustenten las necesidades diarias, es decir, que el costo de vida lo puedas pagar con lo que se recibe”, explicó Aparicio.

Manifestó, además, que “la gente espera que un cambio de gobierno haga que la economía interna se recupere, porque la economía externa está bien, pero el trabajador popular tiene complicaciones con sus salarios”.

A Panamá le va muy bien con la administración del canal, en los puertos y en las exportaciones, pero los ciudadanos deben vivir de dos o tres actividades, porque un solo empleo no da para cubrir los gastos.

Cuestionan Gastos de la JMJ

Según el director del diario Metro Libre, parte de la población canalera (una minoría) cuestionó durante varios meses los gastos que se dieron para la elevación de las dos tarimas centrales en las cuales se efectuaron los eventos oficiales del papa Francisco.

La tarima, ubicada en la llamada Cinta Costera, lugar donde se dio la ceremonia de apertura, y la del Metro Park, para el cierre de las actividades, rondaron los 12 millones de dólares.

“El valor de la alfombra que se colocó en el aeropuerto de Tocumen para recibir al papa tuvo un valor de 14 mil dólares, misma que fue instalada en la pista de la terminal 2 del aeropuerto”, reveló Aparicio, afirmando que el cuestionamiento se dio porque al Sumo Pontífice no le gustan los lujos.