•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Aproximadamente 70 animales entre perros y gatos rescatados de la calle y que se albergan en una casa, podrían quedar sin hogar, porque el organismo que salva a los animalitos, está siendo desalojado de la propiedad. 

Fundación Lucito, que administra la casa-hogar Lucito, donde se refugian los animales, informó que los dueños de la vivienda donde funciona el albergue les notificaron que deben abandonar el inmueble en dos meses. 

 ​​Individualismo alienta crecimiento del mercado de mascotas

Ilse Díaz, directora de la fundación aseguró que los propietarios de la casa no quieren seguir rentando la misma, ya que consideran que hay demasiados animales. 

“Nos urge encontrar un lugar que cuente con las condiciones para refugiar a 70 animales”, expresó. 

Esta casa que utilizan ahora, ubicada en Masaya, les brinda suficiente espacio para tener separados en cuatro áreas a los animales, afirmó Díaz, quien añadió que buscan un sitio que preferiblemente sea en esta misma ciudad. 

“En Managua el alquiler es más caro y hay más gente que puede quejarse”, detalló. 

Díaz aseguró que casa-hogar Lucito funciona desde hace cuatro años y medio y desde entonces por el albergue han pasado más de 4,000 animales, mucho de los cuales fueron dados en adopción. 

Para ayudar a la fundación pueden adoptar un gato o un perro. También visitar el refugio o la veterinaria. Nayira Valenzuela/END

“Siempre están entrando y saliendo animales, pero ahora poca gente está adoptando un perro o un gato”, precisó Díaz, quien señaló que no dejan de llegar a dejarle más animales. 

Antes de la crisis, el ritmo de adopciones era muy bueno, incluso extranjeros estaban rescatando animales y se los llevaban a sus países, afirmó la directora de la fundación. 

A pesar de que la propiedad en la que funciona el albergue mide un cuarto de manzana, no hay hacinamiento. 

Díaz manifestó que nunca tuvieron retraso con la renta de la casa, el agua y la luz. También hicieron remodelaciones a la vivienda, como el techo y la fachada. 

Esta es la segunda ocasión en que los desalojan de una casa, afirmó Díaz. Los propietarios les aseguraron que van a regresar al inmueble y que por eso quieren que los desocupen. 

Para ayudar a la fundación pueden adoptar un gato o un perro. También visitar el refugio o la veterinaria. Nayira Valenzuela/END

“Creo que es muy poco tiempo para conseguir un lugar; son muchas cosas por mover. Pensamos en un mes conseguir un local a como sea y el próximo mes trasladar animales”, apuntó.

Tienen 38 perros y el resto son gatos. “Si no encontramos un lugar en dos meses, va a ser desesperante. No los vamos a dejar en la calle; son demasiados”, mencionó Díaz 

Añadió que tienen perros ancianos y que no tienen una pata.  “Espero que si no encontramos un lugar no nos vengan a sacar”, subrayó. 

Crueldad con los animales

William García, veterinario de la fundación, aseguró que los animales llegan en un estado lamentable, con alta desnutrición, serios problemas de piel, parásitos y severas infecciones respiratorias y genitales. 

“Esto se debe por un total abandono de parte de los dueños y determinamos que esta gente tiene mascotas por decir tengo un perro o un gato. Tener un animal requiere responsabilidad”, afirmó. 

Para ayudar a la fundación pueden adoptar un gato o un perro. También visitar el refugio o la veterinaria. Nayira Valenzuela/END

García aseguró que el nivel de conciencia de las personas que abandonan a sus animales es bastante bajo. 

“Si no tenemos recursos para tener mascotas, mejor no tengamos”, criticó. 

En una ocasión unas personas llegaron a botar a la puerta de la fundación un saco con al menos seis cachorros de gatos, afirmó. 

En la casa-hogar también funciona una clínica veterinaria en la que brindan consultas y los recursos son para ayudar a mantener el centro. 

Para ayudar a la fundación pueden adoptar un gato o un perro. También visitar el refugio o la veterinaria.