•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un recurso de exhibición personal presentará este lunes Daniel Esquivel Artola, esposo de Irlanda Jerez, quien será apoyado en este trámite por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), para confirmar el estado de salud de la prisionera.

El recurso será introducido después de la denuncia de que ella fue golpeada el jueves pasado en el penal de mujeres, La Esperanza, junto con otras prisioneras.

Esquivel manifestó que en los últimos tres días solicitó a las autoridades del penal una visita especial, de la cual hicieron caso omiso y se han negado a brindarle información de su esposa, detenida a finales de julio de 2018 por participar en las protestas antigubernamentales.

“Desde el viernes estamos yendo al penal y no se nos da información. Todos estamos preocupados por la salud de Irlanda y de cómo pueda estar físicamente. Es triste la falta de humanidad, por lo menos que nos dejaran verla nos tranquilizaría”, expresó Esquivel vía telefónica a El Nuevo Diario.

Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, confirmó que se pedirá el recurso de exhibición personal, cuyo artículo 189 de la Constitución Política de Nicaragua establece en favor de aquel cuya libertad, integridad física y seguridad, sean violadas o estén en peligro de serlo. 

“Hasta el momento no tenemos más información de Irlanda. Simplemente lo que dijo el alcaide el jueves, que dio su palabra de que ella estaba bien. Lo sospechoso es que al no llegar las otras presas a audiencia, asumimos que están maltratadas y una de las que se presentó a la audiencia nos confirmó lo ocurrido”, señaló Cuevas. 

Denuncias de golpizas

De acuerdo con Brenda Lisseth Gutiérrez, miembro  del comité prolibertad de familiares de presos de Nicaragua y quien es madre de reo, el Sistema Penitenciario de Mujeres, dio respuesta a un embajador europeo, quien pudo ingresar al penal el viernes pasado y verificó la brutal golpiza a la que fueron sometidas las víctimas por más de 30 custodias.

“Al embajador le dieron el acceso para hablar con Amaya Coppens y verificó que Brenda Muñoz, quien padece de cáncer, y Jeisy Lagos, fueron sacadas de la celda de Irlanda y trasladadas a la de Amaya a golpes”, aseguró Gutiérrez.

Confirmó que todas las presas de esa celda fueron golpeadas, sin embargo, la que recibió un brutal maltrato fue Irlanda. 

“Tenemos conocimientos que todas están golpeadas, pero la que está en estado delicado es Irlanda, porque se aferró a no soltarse de los tubos. Ahora está en cama, ni siquiera se puede mover por los golpes recibidos de parte de 30 policías mujeres”, añadió Gutiérrez. 

Madres de Abril condenan

La Asociación Madres de Abril (AMA) condenó el presunto ataque que recibieron algunas de las mujeres que se encuentran detenidas por protestar contra el Gobierno en la cárcel de mujeres La Esperanza. 

“Hacemos un llamado a la Dirección del Sistema Penitenciario y al Ministerio de Gobernación a que cumplan con los principios establecidos en la Ley No.473 (publicada en La Gaceta 2003), que norma y rige su actuar fundamentado “en el reconocimiento de la dignidad de la persona y el respeto a los derechos humanos”, manifiestan en un comunicado las madres. 

AMA cita en su manifiesto que el artículo 7 de esta Ley estipula que “en ningún caso los internos serán sometidos a torturas, penas, ni tratos crueles, inhumanos o degradantes. Se prohíbe el maltrato físico o sicológico y cualquier otro procedimiento que atente en contra de la dignidad humana del interno”.

De igual forma, demanda a la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michael Bachelet, que insista al Estado de Nicaragua para que respete las normativas que existen sobre las prohibiciones de torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes.