•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía Nacional de Nicaragua informó este lunes que 52 personas fueron detenidas por cometer "delitos relevantes" en la semana del 4 al 10 de febrero.

La Policía nicaragüense destacó que desarticuló a tres bandas de delincuentes integradas por 11 hombres, de los cuales uno continúa prófugo.

De acuerdo con el informe, los agentes desarticularon a la banda "El Taxi", conformada por Ricardo Avilés, Luis Gutiérrez y Alexander Dávila, ambos detenidos, quienes se dedicaban a tomar realizar asaltos a bordo de taxis en Managua.

Una de las agrupaciones desarticuladas por la Policía. /Foto vía policia.gob.ni

También fue desarticulada la banda "El Tigre", liderada por los hermanos Samuel, Levis y Francisco Mendoza, todos arrestados, quienes cometían robos, abigeato y abastecimiento de drogas en Siuna, al noroeste de Nicaragua.

La tercera banda disuelta, apodada "Hato Grande", realizaban abigeato en la zona central de Nicaragua, y estaba compuesta por Miguel Machado, Oscar Centeno, Gustavo Suazo, Juan Mallorquín y Jordán Suazo. Todos fueron detenidos, salvo el último, quien se encuentra prófugo.

La Policía también destacó la captura de Yelvin Antonio Medina Ojeda, sospechoso de asesinar a un taxista en Managua, y a Diego Chavarría y a Jairo Dubón, quienes se encontraban prófugos, tras supuestamente haber asesinado a dos hombres entre 2013 y 2015, en el municipio del Cua Bocay, al norte de Nicaragua.

Las autoridades afirmaron que, durante las capturas, decomisaron 12 armas de fuego, 19 motocicletas, 20 kilogramos de marihuana, y 6 automóviles.

Asimismo la Policía informó de la captura de 46 personas por robos en diferentes modalidades.

Entre los supuestos ladrones arrestados la semana pasada se encuentran 8 cabecillas de grupos de dedicados a diferentes delitos, según la Policía nicaragüense.

Hasta antes del estallido social de abril pasado Nicaragua era considerado uno de los países más seguros de Latinoamérica, con una tasa de homicidios que llegó a ser de 6 por cada 100.000 habitantes y una tasa de robos de 71,5 por cada 100.000 habitantes, según datos oficiales.