•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los trabajadores administrativos de la Universidad Centroamericana (UCA) dijeron estar inconformes por el incumplimiento del convenio colectivo firmado con esta casa de estudios desde abril 2018.

Sin embargo, las autoridades de la UCA informaron que están “cumpliendo con todo lo dispuesto en el convenio colectivo” y señalaron que “el retraso en algunos pocos beneficios se debe a la situación financiera que se viene desarrollando a partir de la crisis, por lo cual buscaron alternativas de negociación con el sindicato a fin de priorizar el salario de todos los trabajadores”.

La UCA a inicios de este 2019 advirtió las serias afectaciones que traería la reducción del 30% del presupuesto que reciben del 6% del Presupuesto General de la República.

El pasado 7 de febrero, el Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Centroamericana (STUCA) realizó una asamblea en la que, según sus participantes, acordaron solicitar a las autoridades que cumplan con los acuerdos colectivos que establecen atención oftalmológica, entrega de lentes, atención odontológica y el bono de C$4,000.00 cada cuatro meses.

No obstante, la dirigencia  de STUCA indicó que podrían irse a las instancias legales, es decir, demandar a la UCA ante el Ministerio del Trabajo (Mitrab).

Un trabajador del área de conserjería, que gana un poco más de C$ 6,000, explicó que ellos no desean ir a huelga, pues están conscientes que la crisis ha afectado a la universidad, pero advirtió que sí están dispuestos a ir a las vías legales, ya que su economía se ha visto golpeada.

La valoración de las autoridades de la UCA es que la reacción de los “dirigentes sindicales no ha sido positiva para lograr soluciones negociadas, lo cual consideramos que no es acorde a la situación general del país”.

Asimismo, señalaron que desde inicios de este año recibieron una solicitud de un incremento salarial.

Uno de los colaboradores del área de jardinería, quien también decidió omitir su nombre, afirmó que no están pidiendo un aumento en sus salarios, sino que se mantengan los beneficios colectivos, pues aseguran que la falta de esos C$4, 000 cada cuatro meses, ha afectado su economía.

Otro trabajador del área de seguridad señaló que sin el beneficio oftalmológico no ha podido obtener sus lentes, lo cual le afecta su salud, pues el pago de C$6,500 no le ajusta para todas sus necesidades e ir a consulta privada y comprar lentes nuevos.

La valoración de las autoridades de la UCA es que la reacción de los “dirigentes sindicales no ha sido positiva. Archivo/END

Estabilidad

El rector de la UCA, José Alberto Idiáquez, aseguró que la prioridad de la universidad ha sido mantener la estabilidad laboral, pese a los recortes del presupuesto estatal y la reducción de la matrícula.

Sin embargo, según la versión de algunos participantes de la asamblea del STUCA, los trabajadores han referido que están dispuestos a que hayan despidos con tal de que la mayoría obtenga los beneficios de los convenios colectivos.

“No creo que nos despidan a todos, será a unos 25, por eso es que muchos del área de Jardinería y Conserjería, principalmente, han dicho que están dispuestos a perder el trabajo si es que les toca la mala suerte, para que otros puedan vivir bien con sus beneficios”, dijo un trabajador del área de Mantenimiento.

El rector de la UCA insistió en que el principal propósito del alma máter es “continuar con sus labores de servicio a la sociedad desde la docencia, la investigación y la proyección, al igual que priorizar el empleo de todos sus trabajadores.  Se está trabajando constantemente en la búsqueda de soluciones a la situación actual, que no implique afectar los puestos de trabajo del personal, esto tendría mejores resultados si los dirigentes sindicales mostraran una actitud más abierta, teniendo en cuenta la grave situación que todos enfrentamos y que ha afectado a docentes y a estudiantes”.

Además, consideró que “la búsqueda de las mejores condiciones para toda la comunidad universitaria es trabajar conjuntamente en la formulación de soluciones, no permitiendo que otros intereses políticos intervengan en los asuntos internos de la universidad”.