•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una carta filtrada por un grupo de manifestantes que se encuentran recluidos en el Sistema Penitenciario de Tipitapa, La Modelo, revela las medidas de seguridad que toman las autoridades de esta cárcel cuando los reos que se encuentran aislados reciben vistas. 

Según Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), varios manifestantes que están aislados en La Modelo también tienen mala alimentación y están en celdas oscuras y sin ventilación. 

Lea: Autoridades de La Modelo se niegan a cumplir orden de libertad para dirigente estudiantil

Julio Montenegro, abogado de la CPDH, hizo la denuncia con base en una carta que le escribieron el 7 de febrero opositores detenidos en La Modelo.

De acuerdo con Montenegro, cuando los reos reciben visitas de sus familiares son custodiados por 20 carceleros para evitar que se comuniquen con otros prisioneros en el penal, y a veces son objeto de golpizas.

También: Denuncian el robo de provisiones a reos

“Están recluidos en un pequeño espacio, se habla que hay menos alimentación, el maltrato es el mismo, siempre permanecen a oscuras sin circulación de aire", reveló en rueda de prensa Julio Montenegro.

Entre los afectados están los líderes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y Freddy Navas, conocidos por su oposición al proyecto de canal interoceánico por Nicaragua, y quienes en abril pasado se sumaron a protestas antigubernamentales que sacudieron al país.

Julio Montenegro, abogado de la CPDH. Archivo/END

Mariena fue declarado culpable de terrorismo y seis delitos más por las protestas y aguarda que se dicte sentencia.

De interés: Fiscalía de Nicaragua pide ocho años de cárcel para culpables por tráfico de migrante

Entre los presos en precarias condiciones también está el carismático líder estudiantil Edwin Carcache, quien igual que el resto de dirigentes opositores permanece aislado.

Las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional (SPN), supeditado al Ministerio de Gobernación, no se han pronunciado sobre esta denuncia.

Los manifestantes son acusados por la Fiscalía por "terrorismo" y otros delitos al amparo de una cuestionada ley aprobada en julio pasado que criminalizó las protestas con hasta 20 años de prisión.

La crisis en Nicaragua ha dejado al menos 325 muertos, más de 750 detenidos y miles de exiliados, según grupos humanitarios.