•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sheyla María Castillo Obando, Ramsés  Murillo Sandoval  y Juan Maradiaga Jarquín cobrarían US$2,000  de los US$12,000  que pagaría el ecuatoriano, Wilmer Andrés Nieve, quien buscaba el “sueño americano”.

Sin embargo,  los tres fracasaron al intentar hacer el traslado y ahora enfrentan una inminente condena de 8 años y 8 meses de prisión más una multa estimada en C$240, 915.67 que equivale a la tercera parte de 130 días del salario mínimo del sector industrial.

La jueza Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio de la capital, Fátima Rosales González, declaró culpable a los tres por el delito de tráfico de migrantes ilegales en perjuicio del Estado de Nicaragua.

Más de 8 años de cárcel para los tres inculpados fueron pedidos por la Fiscalía después que la jueza Fátima Rosales los declarara culpable sobre la base de prueba de cargo “directa y fuerte” que los incrimina.

Los abogados defensores pidieron la pena mínima de 3 años año de prisión  para cada uno de los imputados y por lo que respecta a la multa, no se pronunciaron.

Las pruebas

La Fiscalía  aportó como pruebas, 16 videos y 21 fotografías donde aparecen Sheyla Castillo y Ramsés Murillo en distintas áreas del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, el  29 de agosto de 2018.

En la fecha antes mencionada, los dos inculpados anduvieron por distintas áreas del aeropuerto preguntado por la hora de llegada del vuelo en que arribaría el ecuatoriano, Nieves.

La Fiscalía también aportó como pruebas un informe de mensajes relacionados vía WhatsApp entre los tres acusados. En el teléfono celular de Sheyla Castillo, la Fiscalía encontró un mensaje entre ella y Wilmer Andrés Nieves.

En lo que refiere a Maradiaga, el Ministerio Público aportó como prueba las imágenes de  video de las cámaras de seguridad de la terminal aérea de la capital, donde el inculpado se encuentra en un vehículo, esperando la llegada del ecuatoriano.

En contra de Maradiaga también pesó el hecho que en su teléfono celular se encontró un grupo de WhatsApp creado en el 2016 junto con los otros dos condenados, uno de ellos es el jefe del grupo de tratantes, de ciudadanía hondureña.

La jueza Fátima Rosales anunció que la sentencia condenatoria será notificada al sexto día hábil (no incluye fines de semana) después de conocido el fallo de culpabilidad.