• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, expresó su protesta al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, tras considerar falta de garantías e incumplimiento de su palabra, con relación a las peticiones realizadas por una reciente delegación de eurodiputados que visitó Nicaragua, por lo cual anunció que la institución que representa tomará medidas "muy pronto" contra el gobierno de Nicaragua.

"Ante estos hechos, no puedo por menos que expresarle la protesta de la institución que represento. Le anuncio que el Parlamento Europeo hará pública su condena y pedirá a la Unión Europea que actúe en consonancia con la gravedad de la situación que se vive en Nicaragua", manifiesta Tajani en su misiva dirigida a Ortega.

En la carta publicada en su cuenta de Twitter, Tajani agrega que "esta situación resulta intolerable, puesto que constituye una falta de respeto a la palabra dada por parte de su gobierno... si el régimen no da muestras concretas que se respeta las tres peticiones que le han sido solicitadas, habrá muy pronto medidas".

La carta de Tajani fue publicada junto a un mensaje que indica: "El Parlamento Europeo pide al Presidente Ortega que libere a los presos políticos, cese la represión y permita el retorno de las organizaciones internacionales a Nicaragua. Lee mi carta al respecto", publicó Tajani en relación a las tres peticiones que un grupo de eurodiputados hizo al presidente Ortega, mientras visitaron Nicaragua el mes pasado.

A continuación la carta íntegra del presidente del PE dirigida al presidente Ortega:

"Me dirijo a usted para expresarle mi posición mayoritaria de la institución que represento, a propósito de los graves hechos que se vienen produciendo en Nicaragua. Le escribo además haciéndome eco de la información que me han trasladado los miembros de este eparlamento que se desplazaron en delegación oficial a su país, entre el 24 y el 27 de enero de este año".

"Como bien sabe esa delegación tuvo ocasión de reunirse con representantes del gobierno y las instituciones nicaragüenses, incluido usted mismo, con activistas sociales y políticos, periodistas, e incluso con algunas de las personas actualmente en prisión como consecuencia de su participación en protestas, manifestaciones y acciones de oposición a su gobierno".

"Quisiera ante todo agradecerle por haber recibido la delegación de miembros de este parlamento".

"La delegación europea pudo desarrollar toda su agenda sin interferencias, pero es preciso subrayar que la visita tuvo lugar sobre la base de una serie de garantías ofrecidas por su gobierno. En concreto se garantizó que las personas con las que se reuniera la delegación no serían objeto de represalias posteriormente".

"Sin embargo esa garantía ha sido incumplida ya que hemos tenido noticia de que varias de las activistas presas que la delegación europea visitó en la prisión de mujeres La Esperanza han sido violentadas, entre ellas Irlanda Jerez, Brenda Muñoz y Jeysi Lagos, cuyo paradero al parecer se desconoce, reyna Varela, Claudia Campos, María Mercedes Chavarría y Tania y Olesia Muñoz"

"También nos consta que Miguel Mora y Lucía Pineda, a quienes la Delegación visitó en la prisión de El Chipote, han sido trasladados a otros centros penitenciarios, en condiciones mucho peores".

"Por otra parte, se nos ha informado que la presión que sufren las organizaciones de derechos humanos y los activistas sociales, se ha endurecido. Igualmente, siguen clausurados muchos medios de comunicación y la libertad y el derecho a la información siguen gravemente restringidos".

"En la reunión que la delegación de parlamentarios europeos mantuvo con usted, se le trasladaron tres peticiones: libertad para los presos o en su defecto, paso a un régimen de casa por cárcel: cese de la represión contra la sociedad civil y la oposición y permitir el retorno de las organizaciones internacionales a Nicaragua".

"Hasta el momento, su Gobierno no ha dado ningún paso que permita deducir intención alguna de satisfacer estas peticiones. Las noticias que recibimos con consternación apuntan más bien en la dirección contraria. A ello se suma la frustración que nos produce comprobar con las persona a las que creíamos a salvo tras la reunión con diputados europeos se ven sometidos a presión y acoso.

Esta situación resulta intolerable, puesto que constituye una falta de respeto a la palabra dada por parte de su gobierno. Igualmente intolerable resultan las acusaciones vertidas contra la Delegación del Parlamento Europeo, insinuando que esta institución forma parte de un complot para provocar un golpe de Estado en Nicaragua.

Pero lo que más consterna es constatar la indolencia de su Gobierno a la hora de tomar iniciativas que permitan vislumbrar una vía de salida a la crisis actual.

Ante estos hechos, no puedo por menos que expresarle la protesta de la institución que represento. Le anuncio que el Parlamento Europeo hará pública su condena y pedirá asimismo a la Unión Europea que actúe en consonancia con la gravedad de la situación que se vive en Nicaragua.

Si el régimen no da muestras concretas que se respeta las tres peticiones que le han sido solicitadas, habrá muy pronto medidas.