•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los estudios de Administración de Empresas le auguraban un futuro brillante a Adelita Palacios Saravia, pero en el año 2002 su vida cambió por completo en cuestión de segundos, cuando sufrió un accidente de tránsito.

Como consecuencia, Adelita Palacios Saravia, quien cursaba el último año de la carrera y obtendría una mención especial en Banca y Finanzas, sufrió un trauma craneoencefálico que le causó trastornos mentales permanentes.

La mujer ahora exige una indemnización de 22 millones de córdobas al responsable del accidente de tránsito, quien vive en Estados Unidos.

El accidente de Adelita ocurrió el 12 de julio del 2002, a eso de las 3:30 de la tarde.

La víctima viajaba como pasajera en el automóvil propiedad de Gerardo Gámez Álvarez. Este último, estando en el estacionamiento de una universidad privada en Managua, donde ambos estudiaban, recordó que había dejado su computadora en el aula de clases, por lo que se bajó del carro.

Cuando Gerardo Gámez bajó del automóvil y fue en busca de su computadora, Adelita quedó sola dentro del vehículo.

En ese momento subió al carro José Alberto Torres, otro estudiante de la misma universidad, quien sin permiso se puso a conducir –y según la demandante iba a toda velocidad- y colisionó contra un árbol en una calle de Villa Fontana.

Torres no sabía conducir vehículos, sostiene Adelita. Como resultado del impacto, ella sufrió un trauma craneoencefálico que le provocó graves trastornos mentales permanentes.

Adelita tenía 20 años y por ser excelente alumna, le darían una beca para seguir sus estudios superiores en el exterior, otorgada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Los daños a la salud mental de la mujer, que hoy tiene 38 años, están respaldados por cinco dictámenes médicos forenses, los cuales indican que Adelita, por el resto de su vida, deberá ser asistida por una persona. 

La demanda

José Alberto Torres, quien presuntamente hoy hace vida artística en Estados Unidos, en su momento fue declarado culpable en la vía penal por el percance vial.

Los accidentes de tránsito causan gran cantidad de muertos en Nicaragua / Imagen referencial / Archivo Casi 17 años después de aquel accidente, el abogado José Noel Salazar Ibarra, en representación de la víctima, presentó una demanda por daños y perjuicios contra José Alberto Torres, hasta por un monto de 22.6 millones de córdobas, equivalentes a 720,000 dólares.

Los más de 22 millones de córdobas cobrados en la demanda corresponden a daños morales, perjuicios, gastos médicos y lucro cesante, es decir lo que dejó de ganar en su vida laboral Adelita Palacios Saravia.

La cifra también incluye la previsión de gastos médicos en los que incurrirá la familia de la víctima en el periodo comprendido entre el año 2019 y 2048, para totalizar 30 años, a razón de 88,000 córdobas anuales, aproximadamente.

En la demanda presentada en el Juzgado Octavo Local Civil de Managua, la parte autora también incluye lo que eventualmente habría percibido Adelita Palacios Saravia, una vez que hubiese alcanzado la edad de jubilación, a los 60 años. 

Respaldo de la demanda

La demanda es respaldada por el abogado José Noel Salazar, con la sentencia certificada en la que se condena a José Alberto Torres por el delito de lesiones culposas.

Adelita Palacios está expuesta a “trastornos de personalidad con episodios maníacos depresivos que la hacen ser una persona dependiente, porque fácilmente puede meterse a problemas sin medir consecuencia por su pobre control de impulso”.

La abogada Karla Ruiz Morales, apoderada judicial del demandado, presentó un escrito en el Juzgado Local Civil de la capital contestando la demanda presentada por el abogado José Noel Salazar, en la cual alega que el cobro por daños y perjuicios ya prescribió. 

“Los hechos que originan la demanda ocurrieron hace 16 años y seis meses, y su correspondiente acción prescribe a los 10 años. Por tanto, el derecho de la víctima prescribió el 12 de julio del 2012”, según la abogada Karla Ruiz.

Al responder la demanda, la abogada Ruiz señala que “no está demostrado que su incapacidad actual sea consecuencia directa del accidente y eso quedó demostrado en juicio”.

Al oponerse a la tramitación de la demanda millonaria, la abogada de José Alberto Torres ofrece como pruebas recibos de caja de centros de estudios de idioma extranjero, con los que estaría demostrando que después del accidente, Adelita Palacios siguió estudiando y que ella siguió su vida como estudiante.

EVOLUCIÓN DE LOS ACCIDENTES

En el año 2002, cuando Adelita sufrió el accidente de tránsito, ese tipo de hechos no eran considerados un problema de salud pública en Nicaragua, pero desde entonces, las cifras de percances automovilísticos empezaron a ser alarmantes.

En ese año trágico para Adelita, la Policía Nacional reportó 12,638 accidentes, con un saldo de 473 fallecidos y 4,037 personas lesionadas. 

Las consecuencias de los accidentes de tránsito no se pueden apreciar en toda su dimensión, debido a que se desconocen cuántas personas quedan inválidas, los traumas que sufren las víctimas o los trastornos sicológicos.

Una de las principales causas de accidnete en Nicaragua es viajar en estado de ebriedad / Imagen referencial / Archivo

Por otro lado, no se sabe con exactitud cuántas víctimas quedan con limitaciones físicas, y por ello descartadas del mercado laboral.

La abogada y sicóloga Keyla Largaespada señaló que generalmente los golpes recibidos en los accidentes son en la cabeza, lo que provoca afectaciones cognitivas.

“Si la persona conducía, obviamente que no va a querer retomar su vida cotidiana porque tendrá temor a vivir una situación parecida y lo otro es que, en dependencia de dónde fue el trauma físico sufrido tras el accidente, también va a dejarle secuelas sicológicas”, manifestó Largaespada.

PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

La Policía Nacional todavía no ha presentado un consolidado sobre los índices de accidentalidad del año pasado.

Entre 2013 y 2017, según datos de las autoridades de esta institución, ocurrieron 174,930 accidentes que provocaron la muerte de 3,494 personas.

En este periodo de cinco años, la Policía reportó que como consecuencia de esta gran cantidad de accidentes, 21,418 ciudadanos resultaron con lesiones.

Para Largaespada, los accidentes son un problema de salud pública, y está comprobado científicamente.

“Hay más muertos cada día y se ha reconocido científicamente que es un problema de salud pública, porque se dan más muertes por accidentes de tránsito que fallecimientos en los hospitales de personas que ya tenían una enfermedad crónica”, señaló Largaespada.

En lo que va del año, más de 74 personas han fallecido como consecuencia de un accidente de tránsito.