• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y Democracia confirmó este sábado en un comunicado, la detención de la líder y representante estudiantil Justina del Carmen Orozco, por oficiales de la Policía Nacional.

El comunicado precisa que a la joven, quien participó en el fallido diálogo nacional, las autoridades la "secuestraron" este viernes mientras ondeaba la bandera de Nicaragua en las inmediaciones de Rubenia, en Managua.

Lea: Hasta 63 meses de cárcel para sobrevivientes de la Divina Misericordia

"Después de muchas horas de búsqueda hemos conocido que está en la Dirección de Auxilio Judicial Nacional", precisa la nota.

Justina del Carmen Orozco, representante estudiantil. Foto tomada de Facebook. Cortesía/END

La alianza condenó la detención de Orozco y considera que “esto no abona al ambiente de paz y reconciliación tan necesario en estos días. Exigimos al Estado de Nicaragua la libertad y todos y todas los y las presas y presos políticos", señala la misiva.

También: Manifestantes presos están en huelga de hambre en dos penales, asegura CPDH

En otro acápite la unidad indica que con la detención de Orozco ya son siete los miembros de su organismo que han sido "secuestrados y posteriormente inculpados de cargos falsos para luego procesar injustamente".

Los otros miembros detenidos son: Medardo Mairena, Edwin Carcache, Jonathan Fonseca, Freddy Navas y José Ramón Fonseca.

Se conoció que en las próximas horas, familiares de la detenida acudirían a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) a denunciar el caso. No obstante, está por confirmarse el día debido a que este organismo los fines de semana no trabaja todo su personal de turno y las puertas de la sede permanecen cerradas.

De interés: Piden a CIDH establecer “corredor humanitario” a favor de manifestantes presas

De acuerdo con organismos de derechos humanos en Nicaragua más de 600 personas se encuentran detenidas por haber participado en las protestas antigubernamentales y son acusados de distintos delitos entre ellos: crimen organizado, portación ilegal de armas, secuestros, torturas, daños en perjuicio del Estado y terrorismo.

La crisis de Nicaragua que inició en abril del año pasado dejó más de 300 muertos, miles de heridos y decenas de miles de exiliados por haber participado en las protestas antigubernamentales, según organismos humanitarios.