•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El gobierno, el arzobispado y los empresarios sostuvieron este sábado un encuentro en el cual acordaron la necesidad de comenzar una negociación para solucionar la crisis de Nicaragua, mientras que el embajador de Estados Unidos, Kevin Sullivan, expresó su respaldo y destacó que se requiere de "esfuerzos de buena voluntad".

En un comunicado, el gobierno indicó que la reunión de este sábado se dio con "un grupo de empresarios representativos del sector privado", en el cual también estuvieron el cardenal Leopoldo  Brenes y el nuncio, Waldemar Stanislaw Sommertag.

"En el abierto intercambio, se ha confirmado la necesidad de un entendimiento para empezar una negociación, a través de un encuentro incluyente, serio y franco", dice una nota de prensa.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, confirmó la reunión y dijo que es un "esfuerzo importante para abrir una puerta que ha estado cerrada".

"Solo puedo expresar que es un esfuerzo importante para abrir una puerta que ha estado cerrada por mucho tiempo. Es un avance en la dirección de que se retomará una negociación inclusiva por el bien del país", señaló Aguerri a El Nuevo Diario.

También destacó la presencia en la reunión del cardenal Brenes y del nuncio, Waldemar Stanislaw Sommertag.

"La presencia de la Iglesia y el Vaticano, a través del Cardenal y el Nuncio, acompañando este esfuerzo, la consideramos muy relevante", declaró Aguerri.

Todo sobre la crisis en Nicaragua

La iglesia Católica confirmó el encuentro con el gobierno y los empresarios, mediante un comunicado, diciendo que "se abordaron temas importantes para el bien común del país".

Este es el comunicado emitido por el gobierno la noche del sábado:

El comunicado emitido por el gobierno. Cortesía/END

Embajador de EEUU respalda esfuerzos

Por su parte, el embajador de Estados  Unidos, Kevin Sullivan, expresó su respaldo a los esfuerzos para restablecer las negociaciones entre el gobierno de Nicaragua y sociedad civil.

"El gobierno de Estados Unidos acoge con agrado este esfuerzo por restablecer las negociaciones entre el gobierno de Nicaragua y representantes de la sociedad civil. Las negociaciones requerirán de esfuerzos de buena voluntad para alcanzar soluciones reles en tiempo real para el pueblo de Nicaragua", dijo Sullivan en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Este es el primer comunicado que emite el goberno sobre la necesidad de un entendimiento a la crisis de Nicaragua, desde que estallaron las protestas en abril pasado y luego de que un diálogo nacional instalado en mayo quedó en suspenso en junio.

La reunión de alto nivel, además, se da apenas dos días después de la visita a Nicaragua de una delegación de la OEA, a petición del gobierno.

En Nicaragua varios analistas y el propio cardenal Brenes consideraron que la visita de la delegación de la OEA marca la posibilidad de empezar negociaciones que ayuden a solucionar la crisis en Nicaragua.

A nivel local e internacional son muchas las voces que han llamado al gobierno a instalar un diálogo nacional para resolver la crisis en Nicaragua.

Dresde que comanzaron las protestas, en contra de una reforma al Seguro Social, la economía ha sufrido un retroceso que ha afectado a todos los sectores.

Un informe del Banco Central de Nicaragua (BCN) señala que el año pasado se perdieron casi 157 mil empleos formales, siendo el sector comercio el más afectado.

El cardenal Leopoldo Brenes participó en la reunión de este sábado con gobierno y empresarios. Archivo/END

Los analistas proyectan que, de continuar la crisis, la economía presentaría un grave retroceso, dejando a miles de personas en el desempleo.

Hasta ahora diferentes sectores han mantenido que para comenzar un diálogo se requiere la liberación de los manifestantes presos, así como otras buenas voluntades del gobierno nicaragüense.

Contenido exclusivo

Organismos defensores de derechos humanos cuantifican más de 600 manifestantes presos, 325 personas muertos de forma violenta y miles de exiliados, incluyendo más de 50 periodistas, quienes han denunciado ataques en su contra.